| 12/16/2005 12:00:00 AM

Chinos vienen por mercado de telefónicas en Latinoamérica

Las empresas chinas Huawei y ZTE están decididas a competir contra empresas europeas y norteamericanas (Ericsson, Cisco, Nortel, Nokia y Alcatel) por las compras de las empresas de telefonía.

El próximo año, la industria telefónica en América Latina hablará chino ante la gran embestida que preparan proveedores de equipos del país oriental, que buscarán aumentar su participación en los mercados de la región.

Las empresas chinas Huawei y ZTE están decididas a competir contra empresas europeas y norteamericanas (Ericsson, Cisco, Nortel, Nokia y Alcatel) por las compras de las empresas de telefonía.

Su arma principal, como en otros productos, son los precios, que llegan a ser hasta un 50% más bajos que los de sus competidores, según reconocen los propios operadores de telefonía móvil y fija que operan en la región, según la firma de análisis Signals Telecom Consulting .

La oferta de las empresas chinas es diversa: teléfonos celulares de tercera generación (con la capacidad de navegación en internet), radiobases, plataformas para servicios de valor agregado, equipo para centrales telefónicas.

Y más allá de equipos de base, ofrecen soluciones de infraestructura para el despliegue de la red inteligente en que se basa el servicio móvil.

En América Latina, Iusacell y Telce de México son clientes de proveedores chinos; lo son Orbitel y Ola en Colombia: Nuevatel en Bolivia; GVT, Telemaren, Brasil Telecom y Vivo en Brasil; CANTV y Movilnet en Venezuela; Millicom en toda la región, y las subsidiarias regionales de Telefónica.

La consultora Signals anticipa que en los próximos 12 a 18 meses, la competencia para los proveedores será fuerte, pues el 95% de los operadores -fijos y móviles- en América Latina y el Caribe planean invertir en infraestructura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?