Revista Dinero

| 3/6/2013 2:57:00 PM

China pierde en Chávez unas relaciones ventajosas

Con la muerte de Hugo Chávez, China pierde al garante de unas relaciones ventajosas para el gigante asiático, marcadas por el aumento del suministro de petróleo a bajo costo de Caracas a Pekín.

Pekín - El régimen comunista recibió hoy con pesar el fallecimiento de Chávez, a quien recordó como un "gran líder y amigo", a la vez que destacó su compromiso en seguir "alentando" la amistad con Venezuela.

Esa relación, altamente cultivada por un Chávez con una manifiesta intención de alejarse de Estados Unidos, se ve ahora en un punto de inflexión comparable al vivido cuando alcanzó la presidencia en 1999.

Entonces, el joven líder cambió la hoja de ruta del país latinoamericano, cuyas exportaciones de crudo iban dirigidas principalmente hacia EEUU, y diversificó el mercado a China, India y Japón, entre otras naciones.

Así, mientras las exportaciones de petróleo a China -procedentes sobre todo de la rica Faja del Orinoco, aliciente principal del gigante en Venezuela- se han multiplicado por diez en los últimos cinco años, las que recibe actualmente la primera economía mundial son un tercio de lo que eran la década anterior.

"China tenía enormes ventajas con Venezuela cuando Chávez estaba vivo, ya que sólo tenía que negociar con una persona", señaló a Efe Francisco Nieto Guerrero, director de la Red Global para la Gobernanza del Futuro de la Universidad de Georgetown.

Según el profesor, de nacionalidad venezolana, la bajada del precio del barril de crudo a Pekín -en ocasiones a menos de la mitad que el coste del mercado, de acuerdo a informes del Instituto de Estudios Estratégicos (IEE)- era una medida "para hacer el negocio más atractivo".

"Aunque esto para China era evidentemente un riesgo -añade-, tenía que encontrar ventajas comparativas".

El empuje de las relaciones chino-venezolanas se materializó en la firma de acuerdos bilaterales que superan los US$40.000 millones -destinados a proyectos de petróleo, minería y vivienda, entre otros-, consolidando a Caracas como uno de los cuatro socios latinoamericanos principales de Pekín.

No obstante, Evan Ellis, del IEE, califica esta relación como un "frágil baile de mutuos intereses", llevada al extremo por el coste mínimo del petróleo para China, mientras el país comunista proveía a Venezuela de la financiación necesaria para mantener el sistema político.

Sin Chávez, se plantean grandes incertidumbres para China, que ya mostró preocupación por sus inversiones en Venezuela ante el deterioro de la salud del líder venezolano, según revelaron cables filtrados por Wikileaks hace cerca de un año.

"China estaba acostumbrada a negociar todo directamente con Chávez, pero ahora se tiene que enfrentar a una nueva realidad, en la que el poder está muy segmentado, ya gane Nicolás Maduro (sucesor designado por Chávez) o Henrique Capriles, si llega a ser el candidato de la oposición", analiza Nieto Guerrero, en referencia a las elecciones que Venezuela convocará en los próximos 30 días.

Aunque el escenario naturalmente más positivo para China sería la elección de Maduro -que califica la alianza con China como "basada en el respeto, la igualdad y el desarrollo"-, la victoria del actual vicepresidente no garantiza el mismo trato hacia Pekín si no consigue ejercer la misma influencia que Chávez en el Gobierno.

La casi imposibilidad de que Maduro alcance la misma cota de poder que Chávez lleva al profesor Meng Yuangxin, del Instituto pequinés del Estudio del Mundo y de China, a considerar que, "probablemente, (China) tenga que ajustar un poco sus políticas con Venezuela".

"Tendrá que hacerlo en función de los futuros cambios que haga su sucesor, que pueden tener cierta influencia negativa en los recursos y la cooperación entre ambos países", declaró a Efe.

En el caso de alzarse la oposición en el poder, China se vería obligada a lidiar con las reticencias manifestadas por Capriles acerca de las relaciones entre Chávez y Pekín, al que acusó de querer "influir" en los comicios venezolanos de octubre por unos tratados económicos firmados entre los dos países.

Entre las críticas de la oposición subyace la deuda que Venezuela ha acumulado con China durante la etapa chavista, que, según afirman desde la Academia de Ciencias Sociales del país asiático, supera los US$35.000 millones. 

EFE/D.com
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×