| 2/5/2009 12:00:00 AM

China ve crisis como oportunidad para aumentar influencia global

PEKIN- La crisis financiera internacional podría ser una bendición para China al permitirle ganar una mayor influencia en los asuntos económicos mundiales, dijo una economista del Gobierno según declaraciones publicadas el jueves.

Los líderes chinos han dicho en numerosas oportunidades que mantener el crecimiento del país es la mayor contribución que puede hacer Pekín a la estabilidad global. Pero China también busca una mayor voz en las instituciones financieras internacionales para reflejar su estatus como tercera economía mundial.

"Los países occidentales quizá nunca se hayan dado cuenta, como lo hacen hoy, de que China disfruta de ese estatus no sólo en el escenario político internacional, sino también en el financiero", dijo Zhang Chenghui, una investigadora de temas financieros del Centro de Investigación para el Desarrollo, un organismo que reporta al gabinete chino.

Estados Unidos y Europa esperan que China haga su parte en estabilizar los mercados financieros globales, estimulando el crecimiento económico, dijo la economista a la edición extranjera del Diario del Pueblo, el órgano del gobernante Partido Comunista.

China integra el Grupo de los 20, que se está convirtiendo en el principal foro para decidir las reformas del sistema financiero.

"Es una oportunidad para que China gane conocimiento, participe y tenga voz en las reglas financieras internacionales", afirmó Zhang sin dar ninguna propuesta detallada.

La economista señaló además que la crisis era una buena oportunidad para que China busque oportunidades alrededor del mundo para obtener participaciones desde acciones hasta materias primas. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?