| 8/14/2012 7:00:00 PM

Chile conmemora segundo año de rescate de los 33 mineros

Santiago. Una cruz en medio del desierto más árido del mundo marca el lugar donde una mina se colapsó y dejó a 33 mineros atrapados a 800 metros de profundidad durante 69 días.

El domingo, Chile conmemoró el segundo aniversario del desplome de esa mina en el desierto de Atacama y rindió honor a los trabajadores que sobrevivieron atrapados como nadie lo había hecho antes.

El presidente Sebastián Piñera acudió a la ciudad norteña de Copiapó para reunirse con los mineros a la entrada de la mina cuprífera de San José, la cual estuvo a punto de convertirse en su tumba. Ahí develaron una cruz de cinco metros de alto como parte de un monumento conocido como "Los 33 mineros de Atacama: el milagro de la vida".

"En circunstancias tan difíciles, tan extremas, supieron sacar lo mejor de ustedes mismos y luchar por sus propias vidas, con una fuerza, con una fe, con una esperanza y con un compañerismo que logró tocar las fibras y los sentimientos de hombres y mujeres en el mundo entero", declaró el presidente durante la ceremonia.

Los mineros dijeron que sintieron una especie de temblor cuando, el 5 de agosto, el tiro se desplomó y llenó los pasajes de la mina de oro y cobre con polvo asfixiante. Pasaron horas antes de que pudieran comenzar a ver siquiera unos pasos delante de ellos. Sobre sus cabezas, toneladas de roca que continuaban desplazándose amenazaban con aplastarlos para siempre.

Antes de que se supiera que habían sobrevivido al colapso, los 33 alargaron por 17 días su magra provisión de alimentos de emergencia, suficiente sólo para 48 horas, comiendo bocadillos de atún y bebiendo sorbos de leche que había expirado.

En una impecable operación de rescate, fueron sacados a la superficie uno por uno dentro de una jaula que recorría un túnel perforado a través de 600 metros (2.000 pies) de roca.

Al llegar a la superficie fueron recibidos como héroes por sobrevivir tanto tiempo en las calurosas y obscuras profundidades de la sobreexplotada mina centenaria. Su rescate, televisado a todo el mundo, mantuvo en vilo a millones de personas. Recibieron viajes pagados a las islas griegas, visitaron el estadio del Real Madrid y desfilaron en el parque Magic Kingdom de Disney World.

La fantasía comenzó a desmoronarse

Muchos se quedaron sin dinero y tuvieron que ganarse la vida en los polvorientos barrios marginados de la ciudad desértica de Copiapó. Algunos empezaron a sufrir problemas de salud y psicológicos. Otros abusaron del alcohol y las drogas. La mayoría tiene pesadillas sobre esos días obscuros que vivieron atrapados.

"Sigo con las pesadillas y estoy con tratamiento psiquiátrico porque aún quedan secuelas que no he podido superar", dijo Alex Vega, quien viajó a Centroamérica y Estados Unidos para dar pláticas motivacionales y trabaja operando maquinaria de construcción. Recibe una pensión mensual de 200 dólares para compensar los problemas psicológicos.

Chile anunció el año pasado que 14 de los mineros cuya edad superara los 50 años o que sufrieran de problemas que les impidieran trabajar recibirían una pensión vitalicia equivalente a 540 dólares mensuales.

Ahora esas esperanzas financieras están puestas en la filmación de una película, para la cual firmaron un acuerdo con el productor de "Black Swan", Mike Medavoy. La producción se basará en un libro sobre los mineros que está siendo escrito por el periodista ganador del Pulitzer Héctor Tobar.

"Los 33", como se les conoce, también participarán como extras en la película, dijo Remberto Valdés, un abogado representante de los mineros.

Cada uno de ellos ha recibido 9.000 dólares como adelanto por el filme y 2.500 dólares por el libro. También ganarán regalías por la venta de entradas en el cine.

El colapso en San José también puso bajo estricto escrutinio el historial de seguridad de la minería en Chile, la principal industria del país. El año pasado, una comisión legislativa hizo responsables a los dueños por el derrumbe en la mina de 125 años.

Las muertes relacionadas con las minas bajaron 36% el año pasado a 27, comparado con 41 que hubo en 2010, el año del derrumbe en San José, de acuerdo con el Ministerio de Minería. El reporte indica que en las 8.500 minas de país, los accidentes disminuyeron 40% a su más bajo nivel en 21 años gracias a que los inspectores incrementaron la supervisión.

En la mina de San José, Piñera exhortó a los legisladores a aprobar rápido una ley de minas que está detenida en el Congreso. "Es una ley que todos sabemos que es necesaria", declaró el presidente.

"Esa ley incorpora muchos elementos, nuevo sistema de información, de fiscalización, también sanciones para aquellos que no cumplan con sus deberes de resguardar la seguridad y la dignidad de los trabajadores".


                                                           
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?