| 7/22/2007 12:00:00 AM

Chávez: socialismo acepta la propiedad privada

El presidente Hugo Chávez que el sistema de economía socialista de su país mantendrá la propiedad privada siempre y cuando ésta se encuentre dentro de la ley y el interés social

CARACAS_ . "No se trata de estatizar toda la economía... No, nuestro socialismo acepta la propiedad privada. Solo que esa propiedad privada debe estar en el marco de una constitución y unas leyes y de un interés social", dijo el mandatario el sábado en el acto de inauguración de una imprenta en las afueras de Caracas.

Afirmó que su colega nicaragüense Daniel Ortega le reconoció que las expropiaciones habían sido uno de los errores del sandinismo, 20 años atrás.

"Daniel dice que ellos cometieron ese error. A todo el mundo le quitaron la propiedad, a los pequeños, a los medianos y a los grandes productores... Dice que mucha gente que era sandinista se volvió en contra del sandinismo".

Agregó que "en eso coinciden también Fidel Castro y (el presidente de Bielorrusia, Alexandre) Lukachenko, no debemos aferrarnos al dogma, no hay que estatizar toda la economía", señaló.

Para el mandatario venezolano, el socialismo es una teoría científica "y como toda ciencia tiene que ir cambiando en la medida de que el conocimiento, la investigación, la generación de nuevos conocimientos, realidades, vayan obligando a los cambios".

Luego de su reelección en diciembre de 2006, Chávez anunció la implantación del socialismo en Venezuela, con una reforma constitucional que incluye la reelección presidencial sin límites.

Dijo que presentará el proyecto de reformas en pocos días a la Asamblea Nacional, integrada solo por sus partidarios luego de que la oposición se retirara en pleno en las elecciones legislativas de 2005.

Esta reforma constitucional debería ser aprobada luego en un referéndum nacional.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?