| 9/22/2006 12:00:00 AM

Chávez propone duplicar envíos de gas natural a EEUU

Chávez dijo que los envíos de gas natural pasarían de 40 millones de galones el invierno pasado, a 100 millones de galones este invierno.

Nueva York
 
El presidente de Venezuela Hugo Chávez prometió el jueves que duplicaría con creces la cantidad de combustible de calefacción que envía su país a estadounidenses pobres a precios de descuento y aprovechó su presencia en una iglesia de Harlem para calificar al presidente George W. Bush de "alcohólico y hombre enfermo".

Cientos de simpatizantes coreaban su nombre en la iglesia bautista donde Chávez repetía su acusación _hecha un día antes en la sede de la ONU_ de que el presidente George W. Bush es "un diablo". Llamó a las políticas de éste en Irak criminales.

"Es un alcohólico y un hombre enfermo", dijo Chávez, y expresó esperanzas de que los estadounidenses no tarden mucho en "despertar" y elijan a un presidente mejor.

Dijo que se opone al imperialismo de Bush, pero llamó al pueblo de Estados Unidos "nuestros amigos". Chávez anunció que la compañía petrolera venezolana Citgo con sede en Estados Unidos planea aumentar sus envíos de gas natural, incluyendo ventas con descuentos y donaciones, a los estadounidenses de bajos recursos este invierno.
 
Dijo que el combustible de calefacción llegará a 17 estados, incluyendo a los indios de Alaska, algunos de los cuales fueron llevados en avión a Nueva York para la ceremonia y estuvieron presentes vestidos a la usanza tradicional. Ejecutaron una danza y ofrecieron a Chávez la figura de una morsa tallada en hueso de ballena como obsequio.

"Esto representará mucho para muchas familias", dijo Ian Erlich, un líder del consejo intertribal de Alaska quien dijo que mucha gente lucha por poder pagar combustible de calefacción en Kotzebue, Alaska, donde él vive, al norte del círculo polar ártico.



Chávez comenzó el programa el invierno anterior, cuando acusó a Bush de ignorar a los pobres. Citgo dice que hasta 1,2 millones de personas se beneficiarán este invierno.
Mientras que el programa comenzó principalmente en el noreste, este invierno se ampliará a Alaska, Minnesota, Wisconsin, Michigan, Indiana, Virginia, Maryland, y las ciudades de Washington, D.C., y Pittsburgh, Pennsylvania.

Estados Unidos continúa siendo el máximo comprador de petróleo venezolano, aportando al país sudamericano miles de millones de dólares en ganancias que contribuyen a financiar los populares programas sociales de Chávez.

Los opositores de Chávez en Venezuela lo acusan de despilfarrar la riqueza petrolera del país al otorgar concesiones preferenciales a países en busca de alianzas políticas. Pero Chávez dijo que no regala nada, y que Venezuela también gana al recibir de todo, desde ganado hasta equipo médico, a cambio de envíos de petróleo a países latinoamericanos.

"Estamos compartiendo el pan para tratar de vivir un poco mejor, con solidaridad", dijo Chávez, quien también defendió el derecho de Bolivia de cultivar la hoja de coca para usos distintos de la cocaína.

Chávez, un ferviente crítico del gobierno de Bush, ha dicho en repetidas ocasiones que si el gobierno de Estados Unidos trata de derrocarlo, Venezuela suspenderá las ventas de petróleo. Chávez dijo que el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad sostiene en la misma posición.

"Si eso ocurriera, el precio del petróleo pudiera llegar a 200 dólares por barril", dijo Chávez, añadiendo que le gustaría ver a un presidente de Estados Unidos "con el que se pudiera hablar, con el que se pueda trabajar."

Chávez dijo que hay quienes le han advertido sobre su seguridad luego de que llamara a Bush "el diablo" en su discurso el miércoles.

"Anoche me han dicho bueno que cuidado, porque me pudieran matar", dijo Chávez, sin especificar más. "Estoy en las manos de Dios. No tengo miedo en verdad".

No hubo incidentes importantes, aunque el embajador venezolano Bernardo Alvarez dijo que el gobierno de Chávez interpondría una queja ante la policía de Nueva York luego de que un agente desconectó la fuente de poder del satélite transmisor hacia el final del discurso de Chávez, interrumpiendo la cobertura en vivo para Venezuela. Alvarez dijo a la televisión estatal que un agente cortó la energía luego de que la la policía levantó una queja por los permisos presentados.

Los comentarios de Chávez contra Bush provocaron varias reacciones. El líder de la mayoría en la Cámara, el republicano John Boehner de Ohio, emitió una declaración en la que llamó a Chávez "un autócrata hambriento de poder" y dijo que su discurso fue "una vergüenza y un insulto al pueblo de Estados Unidos".

Chávez dijo a la multitud en Harlem que está comprometido con la democracia. Muchos entre los cientos en la audiencia dijeron que comparten las opiniones detrás del mensaje de Chávez, aun si no están de acuerdo con su elección de palabras.

"Creo que para mucha gente, suena a verdad", dijo Nellie Hestor Bailey, quien dirige el Consejo de Inquilinos de Harlem, añadiendo que cree que Chávez intenta hacer algo contra la pobreza mientras Bush se muestra indiferente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?