| 11/15/2005 12:00:00 AM

Chávez envía petróleo barato para habitantes pobres de E.U.

Citgo, la filial estadounidense de Petróleos de Venezuela S.A., estatal, firmó esta semana un acuerdo para entregar el combustible de calefacción y en un acto simbólico hizo la primera entrega a una familia de escasos recursos de Boston.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha forjado alianzas a través de América Latina por medio de generosos acuerdos petroleros, que ahora los extiende a Estados Unidos con el envío de combustible para calefacción a precios bajos a fin de favorecer a miles de habitantes pobres de Massachusetts y Nueva York.

Citgo, la filial estadounidense de Petróleos de Venezuela S.A., estatal, firmó esta semana un acuerdo para entregar el combustible de calefacción y en un acto simbólico hizo la primera entrega a una familia de escasos recursos de Boston.

El combustible estará al alcance de otras miles de familia a partir de diciembre, incluidos hospitales, albergues para personas sin hogar, entre otras instituciones de ayuda a los necesitados.

Linda Kelly, del poblado de Quincy, Massachusetts, dijo que ella se siente agradecida de Chávez. Agregó que su familia, compuesta por cinco personas, recibió un descuento del 40%.

"Él está haciendo lo correcto", dijo Kelly, de 44 años, el miércoles en una entrevista telefónica. "Eso es lo que se supone que el gobierno debe hacer: cuidar al más débil".

Kelly, cuyo esposo Paul gana unos 36.000 dólares al año como cocinero, dijo que con la ayuda venezolana puede permitirse el lujo estar caliente, mientras paga facturas médicas por su esclerosis múltiple y la diabetes de su hija.

Chávez, un acérrimo critico del presidente estadounidense George W. Bush, afirma que su programa es un acto de justicia para los pobres de ese país ya que afirma que Washington no hace nada por ellos.

Sus críticos sostienen que está política apunta a aguijonear a Bush, mientras otros dicen que Chávez probablemente gane la alabanza entre algunos estadounidenses que podría ayudarle a restaurar un punto de encuentro con el gobierno de Estados Unidos.

"¿Cómo usted va a desquitarse con alguien que mantiene a la gente caliente durante el invierno?", dijo Larry Birns, director del Consejo de Asuntos Hemisféricos con sede en Washington. "Es una estrategia bastante brillante".

Chávez ha llamado "loco" a Bush y ha dicho que Venezuela debe prepararse para rechazar una invasión estadounidense si fuese necesario. Washington niega que tenga tal plan, pero acusa a Chávez de poner en peligro la democracia venezolana y ser una fuerza desestabilizadora en la región.

Chávez responde que Washington es quien desestabiliza, mientras él está intentando ayudar a los pobres. También está previsto aplicar el programa este invierno en el Bronx, uno de los distritos más pobres de Nueva York, y eventualemnte a otras ciudades.

"Es eminentemente un movimiento político", dijo Patrick Esteruelas, un analista de riesgo político de la firma Eurasia Group con sede en Nueva York. Agregó que la iniciativa es un modo para Venezuela de "comprometer la posición de la Casa Blanca dentro de Estados Unidos" y da énfasis a las críticas de Chávez.

Los 12 millones de litros de combustible de calefacción que entrega Citgo, que administra unas 16.000 gasolineras en territorio estadounidense, serán distribuidos a través de organizaciones ciudadanas sin fines de lucro.

Se estima que unas 40.000 familias serán beneficiadas y que esto representará ahorros de 10 millones de dólares.

Chávez cuenta con la simpatía de algunos legisladores del partido demócrata y el líder de los derechos civil, el reverendo Jesse Jackson.

"Chávez está extendiendo su influencia con el buen uso de la energía entre las personas que lo necesitan", declaró Jackson el martes en una conversación telefónica.

El congresista demócrata William Delahunt que discutió la idea con Chávez en agosto ha requerido a las empresas petroleras estadounidenses seguir el ejemplo de Citgo.

El gobierno venezolano ha suscrito acuerdos de cooperación energética con países de Latinoamérica y el Caribe, que les permite pagar parte de su factura petrolera en divisas y otra parte a cambio de bienes que van desde bananos a otros productos agrícolas.

Algunos analistas advierten que sus promesas podrían dejar al presidente sobregirado cuando los precios del petróleo caigan. Mientras sus críticos dicen que la ayuda en Estados Unidos parece inapropiada ya que la pobreza en Venezuela es relativamente más aguda. El ingreso per capital de Venezuela eran de unos 5.300 dólares en el 2002, según las últimas cifras disponibles de Naciones Unidas.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?