| 5/8/2006 12:00:00 AM

Chávez anuncia nuevo impuesto petrolero

Según el último anuncio del presidente venelozano, Hugo Chávez, el impuesto será de un 33% de la extracción.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha anunciado que su Gobierno aplicará un "nuevo impuesto de un 33,3% a la extracción" de crudo a las asociaciones que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco, en el sureste del país.
 
"Vamos a crear un nuevo impuesto petrolero llamado impuesto a la extracción [...] equivalente a una regalía de un tercio, es decir, 33,3%", afirmó Chávez en su dominical programa de radio y televisión Aló Presidente.
 
El gobernante precisó que actualmente "las cuatro asociaciones" que operan en la zona "sólo pagan un sexto de regalía" y "producen alrededor de 620.000 barriles diarios"
 
En la Faja del Orinoco, que tiene reservas de 235.000 millones de barriles de crudo pesado y extrapesado, operan cuatro asociaciones estratégicas de empresas trasnacionales con la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), que tiene una participación menor al 40%, según datos oficiales.
 
Esas asociaciones son Sincor (Total, PDVSA y Statoil), Hamaca (ConocoPhillips, PDVSA y Chevron), Cerro Negro (Exxon, BP y PDVSA) y Petrozuata (ConocoPhillips y PDVSA). Chávez agregó que el nuevo impuesto "implicará un incremento de la recaudación fiscal anual de 885 millones de dólares [unos 700 millones de euros]".
 
También anunció que subirá del 34% al 50% el Impuesto sobre la Renta (ISRL) a las operadoras. El mandatario explicó que "infiltrados antichavistas" hicieron que la Ley de Hidrocarburos vigente, de 2001, incluyera que las empresas que operan en la Faja pagaran un 34% de ISRL, una tasa menor al 50% que se aplica a explotaciones del resto del país.

El Ejecutivo pedirá a la Asamblea Nacional, de 167 miembros, todos oficialistas, la modificación de la Ley de Hidrocarburos para incluir tanto el nuevo tributo a la extracción como el aumento del ISLR.
 
La nueva Ley de Hidrocarburos eliminó los 32 convenios operativos suscritos por PDVSA y 22 trasnacionales en la década de los 90 y los sustituyó por empresas mixtas, en vigor desde el pasado 1 de abril y en las que la industria venezolana tiene mayoría accionarial.
 
PDVSA y 16 operadoras extranjeras y locales constituyeron esas 22 empresas mixtas,
que, con una duración de 20 años, tienen un capital estatal de, al menos, un 60%.
Entre las trasnacionales que se acogieron a esa nueva fórmula están la hispano argentina Repsol YPF, China National Petroleum, la británica BP, la estadounidense Chevron y la brasileña Petrobras. La francesa Total y la italiana ENI no aceptaron el nuevo esquema de empresa mixta, por lo que el Estado asumió el control de sus campos bajo la figura de "convenios operativos". Esos campos petroleros suman una producción de unos 80.000 barriles diarios de crudo, según datos oficiales.
 
La estadounidense Exxon Mobil tampoco aceptó asociarse con PDVSA en empresa mixta y en diciembre pasado vendió a Repsol su participación de un 25% en un "convenio operativo" que explotaba un campo con producción de 15.000 barriles diarios.
 
Venezuela es miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el quinto exportador mundial de crudo y la mayor reserva petrolera del planeta con 315.000 millones de barriles, según datos oficiales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?