| 12/2/2007 12:00:00 AM

Chávez amenaza con nacionalizar empresas españolas

El presidente Hugo Chávez afirmó el sábado que si el partido Popular llegase a ganar los comicios de marzo en España, las empresas españolas "tendrían que irse" de Venezuela.

CARACAS _ Chávez mencionando al presidente del Banco de Venezuela, filial del grupo español Santander expresó "ruégale Michel (J. Goguikian) a Dios que gane otra vez (la presidencia José Luis) Zapatero, (porque) si gana la derecha otra vez (en alusión al Partido Popular) olvídense los españoles" de operar empresas en esa nación andina.

Los comicios en España están previstos para marzo. Los socialistas y los conservadores españoles están empatados a casi cuatro meses de las elecciones, de acuerdo a recientes encuestas.

Incluso la empresa petrolera española "Repsol que está aquí tendría que irse", agregó.

La amenaza se produjo un día después que el líder venezolano amenazó con nacionalizar los bancos españoles Santander y Bilbao Vizcaya Argentaria en caso de no recibir oportunamente una disculpa del Rey Juan Carlos de España tras el altercado que protagonizaron en la pasada Cumbre Iberoamericana.

Chávez dijo que su gobierno estaba revisando los alcances de la presencia española en Venezuela y adelantó que las inversiones, especialmente las bancarias, no eran necesarias para el país.

"Si aquí hay un gobierno que es una amenaza, váyanse las empresas españolas, en verdad no nos hacen falta", expresó.

La inversión directa de las empresas españolas en Venezuela asciende a unos 2.557 millones de dólares --unos 1.731 millones de euros--, de acuerdo con cifras de la oficina comercial de España en Caracas.

La inversión se concentra en los sectores bancarios, energético, hotelero, editorial y telecomunicaciones.

"El estado perfectamente puede asumir los bancos (españoles)", insistió el mandatario, quien criticó que en la disputa electoral interna a "cada rato los partidos de la derecha española van allá al Parlamento Europeo a proponer votaciones para condenar a Venezuela".

El jefe de estado volvió a tildar de "fascista" al ex presidente español José María Aznar, del partido Popular, a quien acusa de haber apoyado el golpe de estado de abril de 2002 que lo separó del poder por espacio de 47 horas.

A mediados de noviembre, en la clausura de la Cumbre Iberoamericana en la capital chilena, el gobernante venezolano repetidamente calificó de "fascista" a Aznar, lo que causó la reacción de Rodríguez Zapatero, que fue interrumpido al menos tres veces por Chávez. Entonces el rey Juan Carlos, apuntó al líder venezolano con la mano y le increpó: "¿Por qué no te callas?".

Chávez sostiene que el rey Juan Carlos demostró falta de respeto y prepotencia.

Banco de Venezuela, filial del grupo español Santander, fue adquirido en 1996 luego que el gobierno venezolano inició su venta tras la debacle bancaria que dos años antes causó los cierres de casi dos terceras partes del sistema financiero y asegurador privado.

La debacle, desatada por insolvencia y corruptelas, precipitó la apertura del mercado bancario venezolano a la banca internacional por años postergada a solicitud de los propios banqueros.

La crisis bancaria costó a las arcas nacionales unos 10.000 millones de dólares en fondos para mantener a flote a algunas instituciones y reparar a sus ahorristas.

El Banco Bilbao Vizcaya de España adquirió el privado Banco Provincial, el más grande y solido del país, también a finales de la década de 1990.

Repsol obtuvo a comienzo de año una licencia para explorar y explotar gas en Venezuela por un período de 20 años en sociedad con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Venezuela cuenta con reservas probadas de gas natural por el orden de 147,5 billones de pies cúbicos, según cálculos oficiales. El país ocupa el octavo lugar en el mundo con mayores reservas probadas de gas natural y el primero de América Latina.

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?