| 5/4/2010 9:40:00 AM

Cenizas volcánicas vuelven a amenazar vuelos en Europa

La nube de cenizas de una erupción volcánica en Islandia volvió a amenazar el espacio aéreo en Europa el martes, forzando a Irlanda a suspender vuelos temporalmente por primera vez en 12 días, y recordando a los líderes europeos que deben mejorar su sistema de coordinación de aviación.

Dublín  — Las autoridades de aviación cerraron aeropuertos en toda Irlanda, las Hébridas Occidentales de Escocia y las Islas Faeroe durante varias horas el martes luego que inesperados vientos empujasen al sureste una espesa nube de cenizas la víspera.

El espacio aéreo irlandés reabrió a las 13 (1200GMT) y los servicios empezaban a regresar a la normalidad, pues las cenizas continuaron desplazándose al sur, hacia el Atlántico, a una altura demasiado baja para representar un riesgo para los aviones.

El Servicio de Tráfico Aéreo de Gran Bretaña dijo que no había una amenaza inmediata para los aeropuertos británicos, aunque la situación seguía siendo "dinámica".

Las suspensiones de vuelos sirvieron de trasfondo dramático a una reunión de emergencia de ministros de transporte de la Unión Europea en Bruselas.

Los ministros buscan sistemas más sólidos para lidiar con los efectos de semanas de emisiones de cenizas por el volcán Eyjafjallajokul en medio de temores de que el volcán en el sureste de Islandia pudiera seguir expeliendo cenizas durante todo el verano.

En la reunión en Bruselas, los titulares de transporte de la UE buscaban el martes una mejor coordinación en la red de agencias nacionales de control del espacio aéreo en los estados miembros. Alemania y Francia reclamaron políticas obligatorias unificadas en el bloque sobre los niveles de ceniza bajo los que se permitirían vuelos y para determinar cuándo se deben cerrar y reabrir aeropuertos en los 27 países miembros.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?