| 1/26/2007 12:00:00 AM

CCB y Gobierno unen fuerzas para poner en marcha factura electrónica

Su creación legal se dio desde 1995 con la Ley 223. La Ley Antitrámites retomó la posibilidad de su operación y hoy el sector privado y público definen las actividades que permitirán habilitar la factura electrónica en el corto plazo.

Bogotá.- Con el fin de promover la competitividad empresarial, la Cámara de Comercio de Bogotá, en conjunto con el Gobierno Nacional dan celeridad a la reglamentación técnica para poner en marcha la factura electrónica.

La factura electrónica es un documento equivalente a la factura tradicional en el que no se emplea el papel como medio para soportar su autenticidad. Se transmite a través de medios electrónicos como redes o e-mail y recoge la información de las transacciones comerciales y sus obligaciones de pago y liquidación de impuestos.

Si bien con la Ley 223 de 1995 se dió vía libre para su creación, se reglamentó en 1996 y la Ley Antitrámites retomó el tema, aún falta definir unos estándares técnicos y mecanismos que garanticen la transmisión apropiada de las facturas electrónicas para que éstas entren próximamente en operación nacional.

Por ello, en el marco del Foro Empresarial de Factura Electrónica, organizado por la Cámara de Comercio de Bogotá y su filial Certicámara, la CCB y el Gobierno Nacional firmaron un acuerdo en el que las partes se comprometen a realizar actividades requeridas para habilitar el corto plazo la factura electrónica.

La presidenta de la CCB, María Fernanda Campo, dijo que de la habilitación rápida de la factura electrónica como mecanismo para la competitividad del sector empresarial colombiano y como proyecto prioritario en el marco del TLC dependerá en gran parte la inserción de nuestro empresariado a las nuevas tecnologías de la información.

Explicó que gracias a la factura electrónica se suprimen los costos de emisión, distribución y conservación de la factura en papel. Además, se simplifican los procesos administrativos, ya que se reduce el tiempo y el espacio. Otro de los beneficios de implementar este tipo de documentos vía electrónica es que facilita la integración automática de las facturas con los sistemas informáticos de las empresa.

Así mismo, destacó que estos documentos seguirán garantizando la aplicación de principios básicos exigibles a cualquier facturación: la autenticidad del origen de las facturas electrónicas y la integridad de su contenido, lo que impide el repudio de la factura por su emisor.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?