| 10/9/2007 12:00:00 AM

Caterpillar tendrá sede regional en Panamá

El ministro e Comercio e Industrias, Alejandro Ferrer, firmó un memorándum de entendimiento con el vicepresidente de la división Latinoamericana de Caterpillar, Tom Gales, para negociar la construcción y el establecimiento del centro de operaciones regional de la empresa Caterpillar, informó el ministerio el martes en un comunicado.

Panamá.- Caterpillar invertirá 25 millones de dólares para instalar en Panamá una sede regional de operaciones para Latinoamérica.

Agregó que el complejo corporativo regional de la empresa de maquinarias incluiría, preliminarmente, un centro de llamadas, una sede regional, un centro de logística y distribución y un centro de capacitación y aprendizaje para la preparación de operadores.

Caterpillar cuenta con centros similares en Illinois, Arizona y España.

Ferrer dijo que estima que la instalación de la sede regional generaría al menos 300 empleos en los primeros cinco años de operación. También destacó que habrá un importante tránsito de técnicos y empresarios que visitarían Panamá.

"Representaría unas 12.000 habitaciones de hoteles al año. Esto representa grandes beneficios directos e indirectos al país", dijo el ministro.

El centro estaría ubicado en la comunidad de Veracruz a unos 15 kilómetros al oeste de la capital.

Por su parte, Gales dijo que Panamá "ofrece muchas ventajas" para sus operaciones regionales y "para conseguir un mejor acceso para nuestros productos".

La inversión extranjera directa en Panamá ha registrado un récord histórico. Del año 2005 al 2006, creció en 149%, al pasar de 1.027 millones de dólares a 2.560 millones, destacó el Ministerio en un informe.

Caterpillar es el mayor fabricante del mundo de maquinaria de construcción y minería, de motores diesel y de gas natural y de turbinas de gas industriales.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?