| 5/15/2007 12:00:00 AM

Castro: Etanol también es malo para los trabajadores

Abordó nuevamente en sus ya habituales "Reflexiones del Comandante en Jefe" publicadas en los medios de prensa cubanos, su rechazo a la fabricación de biocombustibles a partir de alimentos, pero esta vez lo hizo desde la perspectiva del impacto negativo para los campesinos.

La Habana.- El convaleciente mandatario Fidel Castro sacó a relucir su infancia en una finca cañera y denunció las condiciones en las cuales viven actualmente los trabajadores brasileños de ese sector, sometido a las presiones de la sobreexplotación debido a la producción creciente de etanol.

El mandatario, de 80 años de edad, hizo una síntesis del trabajo presentado por María Luisa Mendonça ante el Encuentro Hemisférico de lucha contra los TLC y el Alca en Cuba que dio a conocer además un documental con testimonios de los cortadores de caña cuya vida es, según sus propias palabras, como de "animales" o "esclavos".

Para Castro las presiones para que los ricos en los países desarrollados y los del tercer mundo tengan energía para mover sus automóviles y electrodomésticos están llevando a una concentración de tierra en manos de transnacionales.

Además, se extiende el uso de caña de azúcar transgénica y se disminuye la calidad de vida a los trabajadores y todo con el afán de abaratar los precios del insostenible modelo consumista capitalista generado por la explotación de petróleo.

"El consumo per cápita de energía en Estados Unidos es de 13.000 kilowatts, mientras el promedio mundial es de 2.429 y en América Latina el promedio es de 1.601", indicó Castro.

La polémica sobre el uso de los combustibles a partir de los alimentos --gramíneas, maíz u otros-- se desató cuando semanas atrás el presidente de Estados Unidos, George Bush, viajó a Latinoamérica y entre los puntos de su agenda incluyó el fomento a este tipo de generación de biodiesel, una propuesta que contó con el entusiasmo brasileño.

Defensores y detractores de la producción a partir de alimentos vienen enfrentándose desde entonces.

Estos elementos dieron pie al mandatario para recordar su infancia en la finca cañera en el oriente de Cuba de su padre, el emigrante Angel Castro.

"Nadie más agradecido que yo por este testimonio y la presentación de María Luisa... Me conducen a los recuerdos de los primeros años de mi vida, una edad en que los seres humanos suelen ser sumamente activos", señaló el mandatario.

"El corte era manual, en caña verde, no se usaban entonces herbicidas, ni siquiera fertilizantes. Una plantación podía durar más de 15 años. La mano de obra era tan barata que las transnacionales ganaban mucho dinero", rememoró Castro, al hacer un recuerdo sobre la vida entonces.

Actualmente el ejecutivo está en manos de Raúl Castro, cinco años más joven que el histórico líder, quien convalece de una operación intestinal.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?