| 5/20/2009 12:00:00 AM

Casa Blanca quiere un regulador financiero

WASHINGTON — La Casa Blanca, ante los abusos patentizados por la crisis financiera, contempla crear una comisión reguladora que proteja a los consumidores de productos financieros como tarjetas de crédito e hipotecas, dijeron fuentes del gobierno y directivos del ramo.

Esos directivos agregaron que el gobierno del presidente Barack Obama analizó esa posibilidad en reuniones mantenidas los últimos días con representantes del sector de servicios financieros.

La propuesta podría desatar una guerra de competencias entre organismos federales, como la Comisión de Valores y varias agencias reguladoras.

Hubo además un sostenido intercambio de opiniones sobre la propuesta durante una cena el martes en el Departamento del Tesoro, a la que asistieron su secretario Timothy Geithner y el director del Consejo Nacional Económico Lawrence Summers.

Un funcionario gubernamental que confirmó la cena dijo que no fue adoptada decisión final alguna.

Otro funcionario del sector financiero indicó que la Casa Blanca respaldó el concepto plasmado en un proyecto de ley elaborado por varios senadores. Este funcionario agregó que es posible que el gobierno presente su propia iniciativa.

Geithner insistió que son necesarios cambios amplios para asegurar que la presente crisis financiera, la peor en siete décadas, no vuelva a repetirse.

Los funcionarios, que hablaron el martes por la noche, lo hicieron bajo condición que no fueran reveladas sus identidades porque el gobierno no está en condiciones de difundir la propuesta.

El Departamento del Tesoro emitió una declaración el martes por la noche, en la que dijo que la cena fue un acontecimiento "en una serie de encuentros con una amplia gama de especialistas y sectores relevantes" para recibir opiniones sobre la reforma reguladora.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?