| 9/17/2008 12:00:00 AM

Casa Blanca, preocupada por otras empresas

Washington.- La Casa Blanca defendió el miércoles las medidas del Gobierno para ayudar a la alicaída aseguradora AIG, al decir que evitaron que la economía en general se viera perjudicada, y que había preocupaciones sobre otras compañías.

Los funcionarios del Tesoro y la Reserva Federal habían determinado que se requería un rescate de emergencia para AIG por 85.000 millones de dólares para impedir que el impacto se propagara por la economía, dijo la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino.

Todavía persisten las preocupaciones sobre la salud financiera de otras empresas y cualquier acción futura se tomaría en función de cada caso particular, agregó la portavoz, sin nombrar alguna empresa en particular. "Seguimos preocupados por otras compañías y es por eso que el secretario del Tesoro continúa trabajando con el equipo, para ver si podemos evitar cualquier otra pérdida," dijo Perino.

La decisión de respaldar a AIG fue la medida correcta para una economía estadounidense que muestra "un cuadro bastante mixto," dijo. "Nuestra economía tiene la fortaleza como para poder lidiar con estas sacudidas."

Las autoridades del Tesoro, la Fed y otros asesores económicos del Gobierno habían determinado que "algunas de esas compañías eran tan grandes, que permitir que cayeran habría causado un daño aún mayor en la economía," dijo Perino.

"Los contribuyentes de impuestos serán los primeros en recuperar el dinero," dijo.

Los contribuyentes estarían aún peor si la economía recibiera un golpe mayor derivado de quiebras corporativas, por lo que "creemos que las medidas que se tomaron fueron apropiadas," dijo la portavoz.

Además, describió el ambiente económico actual como "desafiante" y dijo que pasará algún tiempo hasta que se resuelva la crisis.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?