| 4/12/2007 12:00:00 AM

Carlos Slim es el segundo hombre más rico del mundo

Forbes dijo que la cotización de las acciones de las empresas propiedad de Slim subió a un precio combinado de 53.100 millones de dólares, superando así la cartera de valores de Buffett, que bajó ligeramente a 52.400 millones de dólares para el 29 de marzo.

México.- El magnate de la telecomunicación mexicana Carlos Slim superó al inversionista Warren Buffett como el segundo hombre más rico del mundo en los dos meses desde que la revista Forbes calculó su clasificación de personas más ricas en el 2007, y ahora está a punto de arrebatar el primer lugar al fundador de Microsoft Bill Gates, informó la revista el miércoles, en su sitio de internet.

Forbes atribuyó parte del incremento de 4.000 millones de dólares en la fortuna de Slim durante los dos últimos meses a un aumento del 15% en los precios de las acciones de Carso Global Telecom.

También aumentó la cotización de otra empresa de Slim, la compañía de teléfonos celulares America Movil, luego de divulgarse conversaciones para la posible adquisición de Telecom Italia.

En la lista de Forbes divulgada el 8 de marzo del 2007, aunque preparada un mes antes, Forbes ubicó a Slim como el tercer hombre más rico del mundo, y calculó la fortuna de Gates en 56.000 millones de dólares.

Slim, de 67 años, y de profesión ingeniero, es un hombre que nunca ha hecho alarde de su fortuna. Luce ropas modestas, y su único "lujo" es fumar a veces costosos cigarros. El 12 de marzo declaró a periodistas que vive bien, pero no de manera extravagante. "No tengo departamentos ni una mansión en el exterior", declaró, tras divulgarse que figuraba en la lista Forbes como el tercer hombre más rico del mundo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?