| 9/22/2009 12:00:00 AM

Capitalismo es el primer enemigo del ambiente: Evo

El presidente boliviano Evo Morales denunció el martes que el capitalismo contradice la preservación del medio ambiente y propuso la creación de un tribunal internacional para juzgar a quienes atenten contra la madre tierra.

Naciones Unidas  — "El primer enemigo del medio ambiente y de la humanidad es el capitalismo", indicó Morales en una rueda de prensa en la sede de la ONU, que coincidió con el inicio de la cumbre de cambio climático en el organismo internacional.

Morales, quien lamentó no hablar en la plenaria de la cumbre, manifestó que las empresas o países que destruyan el ambiente deben ser responsabilizadas por los daños que provoquen.

Un tribunal ambiental internacional, dijo Morales, tendría como función velar por los derechos de la tierra e investigar quiénes están destruyendo el medio ambiente.

Morales sostuvo que los pueblos indígenas tienen más moral en la defensa del ambiente porque para ellos "la tierra no es una mercancía", sino que tiene un uso comunitario. Agregó que éstos viven "en armonía" con el ambiente.

Denunció que empresas transnacionales y otros grupos, por el contrario, se han visto envueltas en "formas de saqueo" de los recursos naturales.

El presidente boliviano dijo que es necesario construir un socialismo comunitario que defienda la vida y respete el medio ambiente.

Cuando se le preguntó si los países latinoamericanos han acordado una posición común a través de organismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas, el presidente señaló que han conversado pero no han tomado decisiones.

Morales agregó que la cumbre de cambio climático es un "calentamiento", pero que el momento de tomar medidas concretas será durante la conferencia que se celebrará en Copenhague, en diciembre.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?