| 12/18/2007 12:00:00 AM

Caos en Buenos Aires por paro de subterráneos

Los paros del personal de subterráneos son frecuentes, y en parte se generan por un conflicto interno dentro del sindicato que lo agrupa. Los delegados de las líneas, pertenecientes a sectores de ultraizquierda, están enfrentados con la dirección nacional del gremio del transporte, de tendencia peronista.

Buenos Aires.- La capital argentina estaba sumida el martes en un gran congestionamiento de tránsito debido a un paro por 24 horas dispuesto por los delegados sindicales de las cinco líneas de subterráneos, que obligó al millón de usuarios del sistema a volcarse a otros medios de transporte.

Los dirigentes gremiales reclaman que la empresa privada Metrovías, concesionaria del servicio, les otorgue un doble sueldo anual complementario (aguinaldo) antes de fin de año. El personal de los subterráneos ya consiguió que se redujera su jornada laboral a seis horas diarias, debido a que se trata de una labor generalmente insalubre.

Metrovías, que funciona con importantes subsidios del Estado, anunció que pondría en vigencia un sistema de emergencia, que se cumplía con muchas demoras en cuatro de las cinco líneas.

En la noche del lunes, cuando los delegados dispusieron sorpresivamente el paro reunidos en un hotel céntrico, hubo escenas de pugilato con un grupo de sindicalistas vinculados al sindicato, denominado Unión Tranviarios Automotor (UTA), que impugnó la medida de fuerza.

El secretario de prensa de la UTA, Mario Calegari, atribuyó el paro "a un pequeño grupo que no es capaz de venir al sindicato" y recordó que varios de sus dirigentes, en las recientes elecciones del 28 de octubre, fueron candidatos del Partido Obrero, de tendencia trotzkista.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?