| 12/21/2006 12:00:00 AM

Caos en aeropuerto británico por espesa neblina

Decenas de miles de pasajeros quedaron varados hoy en el aeropuerto de Heathrow, el de más tráfico de Europa, luego que una densa capa de neblina obligó a cancelar centenares de vuelos.

Carpas con calefacción, bolsas de dormir y quioscos donde se servían comidas y bebidas, fueron instalados para los viajeros, al ser cancelados vuelos para el fin de semana navideño.

"Esto es una locura", dijo Nicholas Velez, de 23 años, que venía de Washington, D.C. "El terminal está tan repleto que apenas si se puede caminar". Debido a que cada hotel de Heathrow estaba repleto, Velez fue uno de 500 pasajeros que debió dormir en uno de los frígidos pasillos, mientras aguardaba conseguir otro avión para retornar a Estados Unidos.

Zubair Qamar, de 33 años, quien también se dirigía a Washington, D.C., tuvo más suerte. Luego de aguardar durante seis horas el miércoles, recibió un vale para alojarse en un hotel elegante.

"Pasé parte de mis vacaciones en un hotel de cinco estrellas", dijo. "Eso no está mal. Pero hubiera preferido volver a mi hogar".

Muchas personas fueron afectadas luego que la aerolínea British Airways canceló sus vuelos locales y muchos de sus servicios a Europa, en el aeropuerto. Más de 600 vuelos han sido cancelados desde el martes, cuando una espesa, fría neblina se desplazó a la ciudad. El caos persistirá, pues British Airways anunció ya que ha cancelado alrededor de una cuarta parte de sus vuelos del viernes, uno de los días más ajetreados del año para las empresas aéreas.

Fuera del aeropuerto, la visibilidad era de apenas 115 metros. Las pistas de aterrizaje eran prácticamente invisibles para los aviones que se acercaban, dijo Keith Fenwick, vocero de la oficina Meteorológica de Gran Bretaña. Una visibilidad inferior a los 1.000 metros es considerada peligrosa para los pilotos de aviones.
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?