| 4/23/2007 12:00:00 AM

Canciller uruguayo desmiente versión sobre protección ambiental

La semana pasada, el ministro interino de Medio Ambiente, Jaime Igorra, había informado la inauguración de una red de 35 laboratorios para un seguimiento técnico, con un equipo de trabajo canadiense que monitoreará todas las emisiones que pueda producir la fábrica Botnia de Finlandia que está construida en un 95%, para comenzar a elaborar celulosa en el último trimestre del año.

Montevideo.- El canciller Reinaldo Gargano consideró el lunes "una invención", las versiones según las cuales se establecería una zona de protección ambiental a cargo de un organismo internacional entorno a una planta de celulosa sobre el Río Uruguay que ha enfrentado a Uruguay y a Argentina.

Gargano comentó que las recientes expresiones del presidente argentino Néstor Kirchner respecto a que el diálogo con su par uruguayo Tabaré Vázquez, no está cortado, "contribuyen a que la distensión que se logró en Madrid se acentúe". El canciller aludía a la reciente reunión uruguayo-argentina en Madrid, la primera efectuada tras la intervención del rey Juan Carlos de España donde se reanudó un diálogo entre las partes.

Versiones de prensa de que una de las salidas para superar el conflicto era la de establecer una zona de protección ambiental, con control de un organismo internacional en torno a la planta de celulosa "es una invención", dijo Gargano a radio El Espectador. Respecto a los resultados de la reunión de Madrid dijo que un logro obtenido fue el de "reabrir un diálogo serio. Seguimos el diálogo para que se pueda establecer claramente los puntos de vista de cada uno en el conflicto".

El canciller reiteró que "no existe posibilidad de relocalización" de la planta, como reclaman los llamados ambientalistas de Entre Ríos que mantienen cortados tres puentes internacionales.

"Se buscarán los caminos para que haya entendimiento sobre que no habrá contaminación, el río estará más limpio y no se afectará la vida humana", sostuvo Gargano. Vázquez ya había reafirmado que la planta "no se mueve" de Fray Bentos, a orillas del Río Uruguay a 309 kilómetros al oeste de esta capital y frente a las costas entrerrianas.

En Buenos Aires, una veintena de integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú realizó el domingo en la noche una manifestación de protesta frente al stand de Finlandia en la Feria del Libro en esta Capital. El grupo se retiró después de distribuir literatura denunciando la posible contaminación ambiental de la planta, lo que Uruguay niega.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?