| 9/13/2006 12:00:00 AM

Canal de Panamá regresa a NOAL, 30 años después

Una singularidad histórica. Dos hombres con igual apellido, en un mismo foro y con idéntico leit motiv, abordando el estratégico y valioso paso marítimo en tiempos muy diferentes.

La Habana.- "Hijo de gato caza ratones". Como hace 30 años lo hizo su padre Omar Torrijos, el actual mandatario Martín trae a la XIV Cumbre de los No Alineados el tema del Canal de Panamá, aunque esta vez el objetivo no es recuperarlo para su nación sino promover ante el mundo la necesidad de su expansión.

Fue en 1976 cuando Omar Torrijos llegó a Sri Lanka para participar de una Cumbre --que como la actual concentró al tercer mundo-- para pedirle su apoyo en la devolución del Canal. Meses después se logró el acuerdo y el 31 de diciembre de 1999 Washington concluyó la entrega definitiva a Panamá del Canal.

Su hijo Martín Torrijos consiguió, tres décadas después, que la declaración final de la cumbre NOAL incluya un párrafo sobre el beneplácito de los países miembros por los seis años de gestión panameña y avale la ampliación del paso oceánico, un polémico proyecto levantado por el joven Torrijos.

El proyecto de declaración final, que deberá ser aprobada el sábado al culminar la cumbre de 116 países, expresa "su reconocimiento al gobierno" de la nación centroamericana por "la eficiente operación", mientras manifestó "su apoyo para construir un tercer juego de exclusas destinado a aumentar la capacidad actual del Canal de Panamá, como el mayor activo de desarrollo de la nación", expresó el párrafo insertado en la declaración final.

"El mundo de Omar es el bipolar en su esplendor y se apela al tercer mundo en busca de solidaridad para un país muy pequeño situado en un lugar estratégico. Martín es un hombre que pudo estudiar economía, ciencias políticas en universidades de Estados Unidos, habla buen inglés, pero aún así está encaminado a avanzar en la agenda social de su padre", explicó Nils Castro, académico y asesor de la cancillería panameña.

Nils señaló a AP que hay una suerte de "continuidad" entre ambos Torrijos: el primero recupera el Canal, el segundo pretende hacerlo florecer para poder usar las ganancias en programas sociales.

Inaugurado el 15 de agosto de 1914 con unos 80 kilómetros de largo, la vía alcanzó ingresos totales en el 2005 por 1.209 millones de dólares, un aumento de 13,7% respecto a 2004. Sólo 847,5 millones fueron en concepto de peajes porque en su área se ofrecen toda suerte de servicios internacionales.

"Es una enorme satisfacción para los No Alineados decir 'eso que propusimos hace 30 años es un éxito', pero al mismo tiempo merece un esfuerzo adicional pues el Canal que hoy funciona tan bien se necesita modernizar", explicó Castro, quien además participó en la reunión de negociaciones de la Cumbre en esta capital.

Según el propio gobierno, una ampliación necesitaría del aporte de 5.250 millones de dólares y eliminaría la competencia de algunos vecinos centroamericanos deseosos --o ya encaminados-- de hacer "canales secos" u otras de conexión interoceánicas y beneficiarse de la derrama económica.

El gobierno panameño es consciente de "que para obtener ese dinero hace falta primero un esfuerzo de legitimación internacional del proyecto", reconoció Castro.

Precisamente el tema del financiamiento es una de las banderas usadas por los opositores al proyecto que será puesto en consulta el 22 de octubre. Las últimas encuestas indicaron que el 63,9% de los panameños votará por el sí, un porcentaje que ha ido mejorando mes a mes.

"Pensamos que el financiamiento del canal se contratará para el 2009 cuando entre en la etapa de demanda de recursos. Hasta entonces la obra podrá ejecutarse con fondos propios", comentó por su parte a la AP Demetrio Olaciregui, también asesor de la cancillería istmeña.

Otro de los recelos vendría de los grupos ambientalistas, pero las autoridades insisten en que no se harán los grandes embalses pensados inicialmente y más aún estas áreas ya fueron trabajadas por el hombre cuando Estados Unidos pretendió una ampliación del Canal, un proyecto abortado debido al inicio de la II Guerra Mundial.

Pero los memoriosos de las Cumbres de NOAL no pueden evitar comparar las figuras de los Torrijos, uno militar contundente con fama de caudillo revolucionario y don de mando que llegó a la Cumbre de Sri Lanka y otro joven empresario, vestido de traje o impecable y elegante guayabera.

Las diferencias a simple vista --pese a algún parecido físico-- son innegables: Omar llegó al poder por un golpe de Estado, Martín lo hizo en elecciones; el primero fue uno de los muchos hijos de una familia de maestros rurales, el segundo un joven acomodado. Aunque Torrijos padre se enorgullecía de decirse revolucionario y su descendiente se jacta de ser reformista, el Canal sigue siendo un punto común.
 
 
Fuente: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?