| 11/17/2006 12:00:00 AM

Canadá expone lo mejor de la literatura colombiana

La inauguración del evento contará con la presencia del escritor colombiano Enrique Serrano quien dictará las conferencias "Acentos de la Literatura Colombiana Contemporánea 1990 - 2006" y "Como nacen y se crían los Escritores Colombianos".

Montreal, Canadá.- La Embajada de Colombia en Canadá, en Coordinación con el Departamento de Lenguas y Literatura de la Universidad de Ottawa, realizará a partir de este viernes 17 de noviembre las "Primeras Jornadas de Literatura y Cultura Colombianas".

Serrano es Comunicador Social y Filósofo de la Universidad Javeriana y tiene dos Maestrías, una en Estudios de Asia y África y otra en Análisis de Problemas Políticos y Económicos Internacionales. Además fue Profesor de la Universidad del Rosario en Bogotá, la cual publicó su primer libro, La marca de España, en 1997.

A éste siguieron el libro de relatos De parte de Dios (2002) y Tamerlan (2003), novela poderosa, mágica y vital, que nos adentra en la vida de Timur Leng, conocido como Tamerlan, uno de los conquistadores más violentos y terribles que ha conocido la humanidad.

Enrique Serrano ha recibido elogiosas alabanzas por parte de importantes personalidades literarias como Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis, y está considerado como uno de los escritores más importantes y con más futuro de Colombia.

La Embajada de Colombia, en asocio con el Consulado General de Colombia en Montreal, y en coordinación y colaboración con el Profesor Javier Rubiera-Fernández del Departamento de Literatura y Lenguas Modernas de la Universidad de Montreal, presentará al escritor Serrano el próximo lunes 20 de noviembre en la sede de ese claustro universitario, con la conferencia titulada "El Escritor Colombiano: un esbozo para rastrear la ruta de sus obsesiones".
 
 
 
MRE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?