| 5/30/2013 5:02:00 PM

Canadá y Chile renuevan lazos económicos

Canadá y Chile renuevan lazos económicos

Canadá y Chile renovaron sus estrechos vínculos políticos y económicos tras la reunión que mantuvieron en Ottawa este jueves el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el presidente chileno, Sebastián Piñera.

Tras la reunión de trabajo entre Harper y Piñera, los dos países anunciaron su intención de profundizar su relación económica mediante un impulso a la liberalización del comercio bilateral, la cooperación en energía y recursos mineros, programas de educación y movilidad juvenil así como cooperación en materia de seguridad.

Los dos países firmaron en 1997 un tratado de libre comercio (TLC) que ha permitido la multiplicación de los intercambios comerciales.

Por ejemplo, las exportaciones chilenas hacia Canadá han aumentado en promedio en un 19 %, hasta alcanzar en 2012 1.268 millones de dólares. Mientras que las exportaciones canadienses fueron de 965 millones de dólares, según cifras del Banco Central de Chile.

Al mismo tiempo, desde que se firmó el TLC, las inversiones canadienses en Chile han crecido un 77 %, y en 2012 se situaron en más de 15.000 millones de dólares lo que convierten a Canadá en el primer inversor extranjero en el país.

Piñera se refirió a ese aumento durante la rueda de prensa que mantuvo junto con Harper tras la reunión. Pero el encuentro con los medios de comunicación estuvo dominado por controversias domésticas a las que se enfrentan tanto Harper como Piñera.

El presidente chileno intentó tranquilizar a los inversores canadienses, con los que se reunirá mañana en Toronto, sobre los problemas legales que el principal productor de oro del mundo, la canadiense Barrick Gold, está teniendo en Chile con su macroproyecto de Pascua-Lama.

"Canadá es uno de los tres más importantes inversores extranjeros en Chile. Y durante la última década se ha convertido en el primero. Por tanto me gustaría iniciar este comentario diciendo que las inversiones canadienses son bienvenidas en Chile" explicó Piñera ante Harper a preguntas de los medios de comunicación.

Pero Piñera también dejo claro que Barrick Gold tiene que cumplir con todas las normativas medioambientales para seguir con su proyecto de Pascua-Lama.

"Todas los inversores canadienses pueden estar seguros que en Chile tenemos un sistema democrático y el imperio de la ley es el que decidirá y tomará la decisión sobre esta inversión", añadió.

"Finalmente, espero que dado el acuerdo que ha sido alcanzado con la compañía, este proyecto de inversión continuará pero cumpliendo toda la legislación, procedimientos y estándares medioambientales que han sido establecidos por el Gobierno chileno", terminó diciendo Piñera.

El presidente chileno también se refirió a la polémica desatada en Chile tras saberse que su Ejecutivo pidió hoy explicaciones a los Gobiernos de los expresidentes Ricardo Lagos y Michelle Bachelet ante un informe que cuestiona la entrega de beneficios y pensiones a 3.000 exonerados políticos -personas que perdieron su trabajo por razones políticas- durante la dictadura.

Piñera advirtió que "los responsables de lo que pasó, ya sean gobiernos anteriores o parlamentarios" que firmaron esos casos, "tendrán que dar explicaciones a los ciudadanos".

Según el mandatario chileno, las compensaciones obtenidas en 3.000 de los 9.000 casos de los llamados exonerados políticos fueron obtenidas "sobre la base de datos falsificados", lo que dijo era dañino para el erario público chileno.

Piñera se comprometió a que los fondos obtenidos de forma irregular serán devueltos al erario público.

Durante la rueda de prensa, el primer ministro Harper también se tuvo que enfrentar a más preguntas sobre escándalos domésticos que a las relaciones chileno-canadienses.

Harper fue preguntado de nuevo sobre su papel en el caso que le costó el puesto a su anterior jefe de Gabinete, Nigel Wright, después de que este decidiera pagar alrededor de 90.000 dólares a un senador conservador para que pudiera devolver al erario público dinero que se había embolsado de forma irregular.

Por segunda vez ante un mandatario latinoamericano, la primera ocasión fue la semana pasada en Perú ante el presidente Ollanta Humala, el primer ministro canadiense dio explicaciones y afirmó que no tenía información previa sobre el pago y que de haberlo sabido lo hubiera impedido.

El escándalo es el más grave al que se ha enfrentado Harper desde que llegó al poder en 2006 y ha empezado a minar la credibilidad del gobernante Partido Conservador ante el electorado.

EFE/D.com

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.