| 5/15/2008 12:00:00 AM

Campo argentino decide si mantiene huelga o dialoga

Buenos Aires.- Los productores rurales argentinos, en pie de guerra contra el Gobierno por un cambio impositivo, decidirán el jueves si mantienen la huelga en uno de los mayores proveedores de granos del mundo o acceden al llamado a dialogar que hizo la presidenta, Cristina Fernández.


La cúpula de las cuatro entidades en huelga, que con una protesta similar en marzo desabastecieron de alimentos básicos a las grandes ciudades, se reunirán por la tarde en el interior del país para tomar una decisión, que podría aliviar el denso clima político que vive el país. La disputa también mantiene en vilo a los mercados globales de materias primas, que no pueden terminar de calcular cuál será la oferta de granos de Argentina.

La pugna entre el sector agrícola -el gran beneficiario del modelo económico impulsado por el ex presidente Néstor Kirchner y su sucesora Fernández- y el Gobierno surgió tras la decisión oficial de crear un nuevo esquema de impuestos a las ventas externas de granos, que implicó una tasa más alta a la soja.

Tras la huelga de marzo, el 2 de abril se abrió una tregua de un mes que culminó sin avances y con reproches mutuos, y la semana pasada el sector volvió a suspender la venta de granos para exportación y a realizar cortes parciales de rutas, lo que mantiene paralizada la economía en el interior del país.

A la vez, gran parte de la sociedad argentina, según encuestas y analistas, comenzó a mostrar cierto cansancio con la dura posición del Gobierno y la popularidad de la presidenta comenzó a derretirse.

Mientras que los productores comenzaron a ganar respaldo de líderes opositores y oficialistas a su posición, distintos actores políticos y empresarios reclaman a la mandataria que logre un acuerdo con el sector para evitar mayores daños a una economía que aún luce saludable según los indicadores macro.

"Sería muy bueno, muy saludable" que levanten la huelga, dijo el jueves el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, a Radio 10. "Creo que en este momento lo mejor que podemos hacer es sentarnos a hablar," agregó.

En ese contexto fue que Cristina Fernández hizo el miércoles el llamado a un pacto social -una gastada propuesta de campaña-. Con ese mensaje dejó la decisión en manos de los productores. Sin embargo, Eduardo Buzzi, líder de la Federación Agraria Argentina, una de las entidades en huelga, se mostró escéptico.

"Los problemas siguen estando ahí. Alguien tiene que ponerse en contacto y decir: muchachos, vamos a hablar de las retenciones (impuestos a las exportaciones). Porque es el tema que destraba," dijo Buzzi justo antes de reunirse con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, un distrito clave por su amplia producción agrícola.

A la vez, un portavoz de otra de las entidades aseguró a Reuters: "El interior está muy firme y no hay propuestas concretas del Gobierno. De todos modos, todavía no hay nada decidido."

Los mercados financieros domésticos se distendían el jueves ante la posibilidad de que haya una nueva tregua entre las dos partes, luego de algunos días de fuerte volatilidad en los que el Banco Central debió usar todo su poder de fuego para frenar una caída de la moneda local.

En tanto, en las carreteras del país cientos de productores siguen manifestándose con maquinas agrícolas estacionadas al costado del camino, mientras reparten volantes explicando su situación. Otros miles esperaban en la capital de la provincia de Santa Fe el anuncio de las entidades agrícolas.

En la llamada "Ruta del Mercosur," Alfredo De Angeli, uno de los líderes de la protesta agraria en el interior del país, dijo que están dispuestos a volver a negociar, pero esta vez con propuestas concretas. "Dialogar dialogamos, lo que necesitamos son propuestas. Dialogar podemos dialogar, pero con soluciones," aseguró.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?