| 2/20/2007 12:00:00 AM

Cambio climático: tema prioritario en el Plan Nacional de Desarrollo

A través de la gestión que se adelante con dineros del presupuesto nacional para promover la prevención y mitigación de los efectos de dicho fenómeno, se articularán inversiones de diferentes sectores que tienen que ver con el tema.

Bogotá.- Con recursos cercanos a los $608 mil millones del Presupuesto General de la Nación y los que adicionalmente ejecutan las Corporaciones Autónomas Regionales (mínimo $2,8 billones para el cuatrienio), el Gobierno Nacional adelantará durante la política de gestión ambiental y del riesgo, que incluye, además del manejo integral del agua, la conservación y uso de biodiversidad, entre otros, acciones para evitar y mitigar los impactos negativos del cambio climático global sobre la población y las actividades económicas del país.

El cambio climático global, conocido también como calentamiento global, generado como consecuencia directa o indirecta de las actividades humanas que alteran la composición de la atmósfera terrestre, es uno de los más graves problemas ambientales que enfrenta la humanidad en el presente milenio. Los cambios que genera sobre el entorno físico y la biota tienen efectos negativos significativos en la composición, la resiliencia o la productividad de los ecosistemas, en la operación de los sistemas socioeconómicos y en la salud y el bienestar de la población.

El cambio climático global es un problema que, por la naturaleza de sus causas y consecuencias, no tiene un carácter exclusivamente ambiental sino, ante todo, sectorial. Cabe señalar que son las actividades de la sociedad, sus sistemas de producción, consumo y disposición de residuos, las que generan el incremento en la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y que son también ellas y, de una manera más general, todos los seres humanos, los que están expuestos a sus consecuencias.

Conforme a lo anterior, las acciones definidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 tienen como propósito, además de evitar y mitigar los impactos negativos del cambio climático global sobre la población y las actividades económicas, aprovechar las oportunidades económicas que brindan los instrumentos definidos en el Protocolo de Kyoto.

Para tal fin, el Plan definió como estrategias de la política ambiental y sectorial, entre otras, las siguientes:

Desde la política de gestión ambiental
Los recursos del sector se orientan a la formulación, por primera vez, de una política general para el manejo del cambio climático en el país, a diseñar la estructura institucional y normativa básica para atender el problema, a generar la información que permita la adecuada toma de decisiones, a fortalecer la inclusión del tema en los instrumentos de planificación sectorial y territorial y a fomentar el aprovechamiento de las oportunidades que le brindan a Colombia los acuerdos internacionales.

Políticas sectoriales
La mayor proporción de los recursos necesarios para contribuir a la solución del problema y atender sus consecuencias debe provenir de las inversiones sectoriales contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo. La orientación de estos procesos se realizará en el marco de la política general de cambio climático y para su financiación se promoverá el uso de los instrumentos definidos en el Protocolo de Kyoto, con especial énfasis en las opciones de reducción de emisiones de gases efecto invernadero a través de los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), y en otros instrumentos de carácter voluntario.

Algunos de los sectores que mayor relación tienen con el tema son:

Agrícola-forestal:
- Preparación de proyectos de mitigación mediante la reducción del uso de fertilizantes nitrogenados y de proyectos que aprovechen el potencial de los residuos agrícolas.
- Formulación de proyectos forestales para la captura de gases de efecto invernadero.
- Investigación en especies que se adapten a las variaciones climáticas esperadas y adopción de tecnologías de uso eficiente del agua, que preparen al sector para una eventual disminución de la oferta.

Infraestructura - Energía:
- Formular proyectos de mitigación mediante la reducción de emisiones en proyectos de eficiencia energética.
- Formular proyectos de reconversión tecnológica tendientes a disminuir la dependencia y el uso de los hidrocarburos en el país.

Infraestructura - Transporte:
- Formular planes de adaptación ante los efectos generados sobre la infraestructura de transporte (carreteras, puertos) en zonas costeras expuestas a fenómenos de inundación.

Ciudades Amables:
- Incrementar los indicadores de espacio público y su articulación con los elementos naturales.
- Definir planes de adaptación de los sistemas de suministro de agua potable por las modificaciones sobre el régimen climático y la afectación o desaparición de ecosistemas fundamentales para la provisión de agua (humedales, páramos, glaciares).
- Formular proyectos de mitigación para aprovechar el potencial de las plantas de tratamiento de aguas residuales y de los rellenos sanitarios.
- Promover el uso de sistemas alternativos de transporte y movilidad a través del modelo de ciudad compacta.
- Consolidación de los sistemas de transporte masivo e impulso a la utilización en ellos de combustibles limpios, con el fin de emitir certificados de reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Industrial:
- Formular proyectos de mitigación mediante reconversión tecnológica, para la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero.
- Definir planes de adaptación en zonas industriales propensas a fenómenos de inundación (principalmente áreas costeras de Cartagena y Barranquilla).

Salud:
- Definir planes de adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático sobre la salud pública, en especial el potencial incremento en la incidencia de enfermedades transmitidas por vectores (como la malaria, el dengue y la leishmaniasis).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?