| 7/18/2011 6:00:00 PM

Calderón y Humala dan bríos a su relación comercial con el TLC en ciernes

El mandatario de México, Felipe Calderón, y el presidente electo de Perú, Ollanta Humala, se comprometieron este lunes a impulsar su relación comercial en momentos en que el Senado mexicano discute la ratificación de un TLC que ambos países negociaron durante cinco años.

México - El político nacionalista peruano indicó en un mensaje a la prensa que a partir del 28 de julio, cuando asume la Presidencia, van "a mejorar más las relaciones" con México "que hasta hoy día están siendo óptimas".

"Queremos optimizar más el intercambio comercial" y "estrechar las relaciones en el ámbito educativo", sostuvo Humala desde la residencia oficial de Los Pinos, donde no hubo preguntas de la prensa como es habitual en los eventos organizados por el Gobierno mexicano.

El mandatario electo, acompañado de Calderón, sostuvo que México y Perú son "dos almas gemelas" que tienen "retos comunes" como "la lucha contra la pobreza, el crimen organizado y todo tipo de violencia", además de "la desigualdad y la desnutrición".

Estos son "retos que la clase política debe asumir con responsabilidad", señaló Humala, que venció en los comicios peruanos a la conservadora Keiko Fujimori.

El gobernante electo cumplió hoy una visita a Ciudad de México, atendiendo una invitación que le extendió el jefe del Ejecutivo mexicano cuando lo felicitó por su victoria electoral del pasado 5 de junio.

Después viajará a Cuba, el último destino de la gira latinoamericana que emprendió antes de asumir la jefatura de Estado el próximo 28 de julio.

El político nacionalista se había reunido el 28 de abril pasado en Lima con Calderón, cuando el presidente mexicano viajó a Perú a suscribir el Acuerdo de Integración profunda del Pacífico con ese país, Colombia y Chile.

La visita de Humala se produce cuando el Senado mexicano estudia la ratificación de un Tratado de Libre Comercio con Perú, que ambos países negociaron durante cinco años y que establece preferencias arancelarias para más de 12.000 productos.

Varios sectores económicos mexicanos han pedido a la Cámara alta que ratifique el convenio antes del traspaso de mando en Perú, temerosos de que pueda cambiar el apoyo en el país andino al instrumento comercial.

De otra parte, algunas asociaciones de agricultores han expresado su rechazo al TLC con Perú, lo mismo que un grupo de 100 diputados mexicanos, y argumentan que hay 13 "productos sensibles" que serán liberalizados, como el aguacate, cebolla, mango, espárragos frescos, limones y limas, papa cortada, ajos, aceitunas, leche (evaporada y dulce de leche) y pavo.

Al respecto, Calderón hizo un "muy respetuoso llamado" al Senado mexicano "para que valore en toda su dimensión la importancia de que México ensanche su alianza con el Perú".

"Esperamos que muy pronto pueda ser ratificado (el TLC) para que podamos aprovechar plenamente las oportunidades mutuas de comercio e inversión, y las oportunidades de empleo que implica un mayor comercio tanto para peruanos como para mexicanos", dijo.

El mandatario explicó que "para México la libertad política y económica es clave para construir economías más fuertes y más justas", pero subrayó que su país también "entiende la acción rectora y rectificadora del Estado como indispensable para combatir las terribles desigualdades" sociales.

"México y Perú tienen todo para constituir", junto con otras naciones de América Latina, "una de las alianzas más importantes, más competitivas y de mayor crecimiento a nivel regional y global", aseveró.

El Gobierno mexicano calcula que de firmarse el tratado, el comercio bilateral -que en 2010 sumó un total de US$1.400 millones- puede casi duplicarse en los próximos 5 años y generar 17.000 nuevos puestos de trabajo en el país.


Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?