| 6/25/2008 12:00:00 AM

Caída de precios de la construcción en Gran Bretaña podría reducir el consumo en ese país

LONDRES - Toda la economía de Gran Bretaña, y no sólo el mercado inmobiliario, podría tambalearse como consecuencia del racionamiento del crédito que ha puesto fin a una década de préstamos accesibles en el país.

Los precios de las casas en Gran Bretaña se han triplicado desde 1996, ofreciendo a las familias una ganancia patrimonial extraordinaria que ayudó a financiar un auge del consumo.

Pero ahora el mercado se ha dado vuelta y los precios de las casas están bajando al ritmo más veloz desde la recesión de inicios de los años '90, mientras que las ventas se han desplomado.

Los precios de las casas británicas ya han perdido casi 8 por ciento desde su máximo de agosto pasado, de acuerdo con el índice de precios Halifax. Los mínimos récord en las cifras de aprobaciones de hipotecas sugieren más dolor en el futuro.

¿Es inevitable que la caída del mercado de las casas hunda también a la economía en general?

En un país donde dos tercios de la familias son propietarias de sus casas, el vínculo entre los precios de las viviendas y la confianza del consumidor está claro. Desde los años '60, nunca hubo una desaceleración en el mercado británico de las casas sin un declive del consumo.

Lo que complica ahora la ecuación, es que los precios de las casas y el consumo están influidos por factores similares. Por eso, distinguir el "efecto derrame" de lo que George Buckley de Deutsche Bank denomina "choque común" no es una tarea fácil.

ONDA EXPANSIVA
Buckley sostiene que hay cuatro canales básicos a través de los cuales la debilidad del mercado de las casas afecta a la economía. Primero, el efecto riqueza: la gente está menos inclinada a gastar discrecionalmente cuando saben que su riqueza está bajando.

Segundo, está el efecto colateral: los consumidores tienen menos capacidad para sacar préstamos usando como garantía el valor de sus viviendas. Los préstamos con garantía hipotecaria totalizaron 41.000 millones de libras esterlinas el año pasado (casi 81.000 millones de dólares).

Capital Economics prevé que esta suma baje a alrededor de 25.000 millones de libras este año y a menos de 10.000 millones en el 2009, equivalente a menos el 1 por ciento de los ingresos familiares.

Luego, está el impacto directo de la caída de las transacciones sobre la demanda de muebles, cocinas, alfombras y otros artículos por el estilo. Los vendedores de sillones SCS Upholstery y Land of Leather ya han advertido sobre necesidades de financiamiento adicionales, lo que derrumbó sus acciones.

Y en cuarto lugar está el impacto sobre el sector de la construcción, que en Gran Bretaña, explica un 6 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Eso es menos de la mitad que en España, pero la cifra no deja de ser significativa. Si se suman los servicios de los agentes de bienes raíces y otros profesionales del sector, el golpe sobre la economía resulta tangible.

El mes pasado, la actividad de la construcción bajó al ritmo más veloz desde que hace más de una década empezaron a tomarse los registros, y los constructores como Persimmon y Bovis Homes ya han advertido sobre sus ganancias.

Las cifras de esta semana muestran que la cantidad de casas que cambiaron de manos en Gran Bretaña bajó un 40 por ciento respecto del mismo período del año pasado, mientras que el número de hipotecas aprobadas para los nuevos compradores de casas cayó el 56 por ciento.

Para Michael Saunders de Citigroup, la señal es muy clara: "el vínculo entre los precios de las casas y el consumo en Gran Bretaña es el más cercano entre los países más industrializados."

"Vemos la debilidad extrema en el mercado de las casas como un precursor de un declive agudo generalizado de la demanda doméstica a lo largo de la economía en su conjunto," alertó.

Pero a pesar de la creciente evidencia de que el daño se propaga por toda la economía, el gobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King sigue optimista.

"No existe un vínculo de causalidad entre los precios de las casas y el consumo," dijo King en una reunión de banqueros en el distrito financiero de la "City" de Londres la semana pasada. "La cercanía de su evolución depende de las fuerzas subyacentes que impulsan a ambos," agregó.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?