| 11/29/2006 12:00:00 AM

Cafeteros piden más obras sociales

Los noventa representantes de los productores de café del país, que asisten al LXVI Congreso Nacional de Cafeteros, le propusieron hoy al presidente Álvaro Uribe Vélez firmar un pacto para que los Comités Departamentales ejecuten las obras sociales más urgentes que requieren las regiones cafeteras.

Esa es una de las principales peticiones de la Declaración Gremial, que fue leída por el Presidente del LXVI Congreso Nacional de Cafeteros, el dirigente de Caldas, Virgilio Clavijo López.

En nombre de las 560.000 familias productoras, dijo que los Comités pueden contribuir a alcanzar las metas sociales del Gobierno, gestionando y ejecutando proyectos de educación básica y media, cobertura universal en el régimen subsidiado de salud, acceso a programas de seguridad alimentaria, mejoramiento de vivienda rural, saneamiento básico e infraestructura vial terciaria, entre otros programas.

La Declaración Gremial le agradeció al presidente Uribe el decidido apoyo que les ha brindado durante los últimos años, y de manera especial que hubiera firmado un nuevo contrato para que Federación administre el Fondo Nacional del Café por otros diez años.

No obstante que le dijeron al Presidente que lo reconocen como su principal aliado, necesitan de ayudas más decididas para resolver algunos de sus problemas graves.
Le plantearon que ante la necesidad de mejorar la productividad de la caficultura, necesitan un nuevo apoyo oficial para la renovación de cultivos, porque los cafetales se están envejeciendo.

La Declaración Gremial manifiesta la preocupación de los productores por la revaluación, que les ha representado dejar de percibir más de un billón de pesos en los últimos tres años, y aseguraron que esa es “la más seria amenaza para la sostenibilidad de la caficultura colombiana y en general del sector exportador”.

Alertaron al Gobierno y al país sobre la amenaza que representa la falta de mano de obra en época de cosecha, porque eso ha encarecido los costos de producción, y le pidieron al Gobierno implementar alternativas de crédito nuevo, para que los productores dispongan de recursos frescos y oportunos para su actividad.

El siguiente es el texto de la declaración gremial:

Señor Presidente de la República de Colombia doctor Álvaro Uribe Vélez
Señores Delegados al Sexagésimo Sexto Congreso Nacional de Cafeteros
Señor Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros, doctor Gabriel Silva Luján.
Señoras y señores:

Es muy emocionante y me llena de orgullo cafetero estar frente a ustedes presidiendo este Sexagésimo Sexto Congreso Nacional de Cafeteros. Agradezco este inmenso honor que me confieren los señores Delegados.

Próximos a cumplir 80 años de historia institucional nos reunimos hoy en éste Congreso, los representantes de los cafeteros del país, orgullosamente respaldados por una contundente votación gremial.

En las elecciones cafeteras del pasado mes de septiembre votaron el sesenta y cuatro por ciento de los cedulados para refrendar su confianza y credibilidad en la institucionalidad y validar la legitimidad de La FEDERACIÓN como representante de los intereses de 560 mil familias cafeteras del país.

Señor Presidente Álvaro Uribe Vélez, su presencia en este Congreso demuestra nuevamente su decidido apoyo y compromiso con un gremio que a través de una acción colectiva ha logrado mejorar las condiciones de vida y disminuir la pobreza en la región cafetera.

Usted ha sido el mejor aliado de nuestra causa. Con la prórroga por otros diez años del Contrato de Administración del Fondo Nacional del Café, reconoce la legitimidad de las instituciones cafeteras como proveedoras de bienes públicos que contribuyen al bienestar social y a la paz de la zona cafetera.

Señor Presidente, el esquema de Convenios de Cofinanciación de las entidades públicas con la Federación, que tuvo concepto favorable del Honorable Consejo de Estado, ha permitido a nuestros Comités apalancar en forma significativa los recursos cafeteros con aportes del Gobierno Nacional, Departamental, Municipal y organismos de cooperación. De esta forma hemos ampliado la inversión social en la zona rural cafetera y contribuido a la reducción de la pobreza, mejorando las condiciones de vida de los productores. Requerimos el apoyo decidido de su gobierno y de las entidades del Estado para dinamizar aún más este exitoso esquema de asociación.

En el inicio de este período de cuatro años de los Comités Departamentales, que coincide con su periodo presidencial, queremos proponerle Doctor Álvaro Uribe Vélez, un PACTO en el que los Comités contribuyamos a alcanzar las metas sociales de su gobierno gestionando y ejecutando proyectos orientados a lograr una plena cobertura en educación básica y ampliación de cobertura de la educación media, cobertura universal en régimen subsidiado de salud, acceso a programas de seguridad alimentaria, mejoramiento de vivienda rural, saneamiento básico, infraestructura vial terciaria, entre otros.

En síntesis, como usted lo planteó en su posesión, un Pacto que se traduzca en “una política social estructural, como conjunto armónico de acciones sociales que deben producir positivos impactos en calidad de vida y distribución de riqueza”.
Señores Delegados, como productores comprometidos con nuestro futuro sabemos que la sostenibilidad de la caficultura debe basarse en su viabilidad económica y ambiental.

La viabilidad económica depende de la productividad de los cultivos, los ingresos y los costos de producción.

La productividad de la caficultura enfrenta uno de sus mayores retos, el rejuvenecimiento de los cafetales. Requerimos del apoyo gubernamental para continuar el programa de competitividad, pues, a pesar de haber incentivado la renovación de 215.000 hectáreas en los últimos cuatro años, la caficultura continúa presentando índices preocupantes de envejecimiento.

En relación con los ingresos percibidos por los caficultores, no obstante los buenos precios internacionales del café que tenemos hoy, vemos que éstos no se han visto suficientemente reflejados en el aumento de los ingresos de los productores, debido a la revaluación del peso frente al dólar. La disminución de ingresos en cerca de un billón de pesos en los últimos tres años, demuestra que la revaluación es talvez la más seria amenaza para la sostenibilidad de la caficultura colombiana y en general del sector exportador.

Aunque reconocemos la preocupación del gobierno por avanzar hacia la armonía entre una tasa de cambio competitiva y una baja inflación, es necesario continuar desarrollando acciones para revertir la acelerada revaluación del peso colombiano y así evitar el empobrecimiento de nuestros campesinos y el abandono de sus parcelas.
Igualmente vemos como alternativas para mejorar los ingresos de los caficultores, fortalecer los proyectos de cafés especiales, apoyar las certificaciones y afianzar la gestión de riesgos ampliando el uso de los mecanismos de cobertura de los nuevos esquemas de comercialización de café.

Con relación a los costos de producción, queremos alertar sobre la amenaza que representa para la sostenibilidad de la caficultura la disminución en épocas de cosecha de la oferta de mano de obra.

Esta disminución que encarece el mayor factor de producción, se agrava aún más con la dificultad que tienen los cosecheros para acceder a la Protección Social.
Es urgente concertar programas entre el Gobierno y el Gremio para evitar que la recolección de café deje de ser una actividad económica atractiva.
Es también prioritario implementar alternativas de crédito acordes con la situación actual de la caficultura, para que los productores dispongan de recursos frescos y oportunos.

El manejo y control de la broca aumentan en forma significativa los costos de producción y disminuyen los ingresos. Requerimos de la Institucionalidad esfuerzos adicionales en investigación y extensión para disponer de herramientas más efectivas de prevención y control de esta plaga que afecta más severamente la caficultura colombiana que la de otros países productores, restándonos competitividad.

En el componente ambiental, indispensable para asegurar la sostenibilidad de la caficultura, el Gremio ha venido trabajando en proyectos de reforestación y prevención de la contaminación de aguas, con logros en el beneficio ecológico y sistemas de tratamiento de aguas residuales domésticas, que lo sitúan como un sector líder en la protección y recuperación del medio ambiente. Sin embargo, señor Presidente, requerimos concertar con el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, recursos para proyectos de saneamiento ambiental y convenios de producción más limpia.

Doctor Gabriel Silva Luján, es oportuno destacar el avance de la Institucionalidad Cafetera en el acceso de los caficultores al mercado de valor agregado, con el proceso de democratización de las acciones de Procafecol S.A. Que ha permitido a más de 25.000 productores, ser socios y recibir beneficios de un negocio como el de las Tiendas Juan Valdez, que había sido exclusivo de grandes multinacionales.

Queremos también destacar la transformación de la tradicional cédula cafetera en la cédula cafetera inteligente, moderno instrumento para votar, vender café, adquirir productos y realizar transacciones electrónicas.

Doctor Gabriel Silva, queremos en nombre de todos los cafeteros de Colombia, expresarle un reconocimiento por su visión estratégica, sus acciones para posicionar el café colombiano como el mejor del mundo, su gran sentido social y su preocupación por el bienestar de los caficultores y las familias cafeteras.

No puedo terminar esta declaración gremial sin hacer un sentido homenaje a un gran hombre del café fallecido recientemente, el Doctor Arturo Gómez Jaramillo, Caldense que dedicó su vida al servicio de la caficultura del país y a quien siempre vamos a recordar al lado de Juan Valdez, símbolo del café de Colombia en el mundo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?