| 1/31/2007 12:00:00 AM

Café colombiano busca sello de calidad en Europa

El reconocimiento IGP de la Unión Europea es una calificación importante para productos distintivos de una región y se aplica ya a productos destacados como los quesos franceses, el parmesano de Italia, los turrones de Alicante y el aceite de oliva español; el coñac, la champaña y el tequila, entre otros productos.

Bogotá.- La Federación Nacional de Cafeteros solicitó a la Unión Europea (UE) el reconocimiento del sello de "indicación geográfica protegida" (IGP) para el café colombiano.

La solicitud de registro publicada en el diario oficial de la Unión Europea afirma que "la zona cafetera colombiana se caracteriza por producir un grano que genera una bebida con una taza limpia, con acidez y cuerpo medio/alto y aroma pronunciado y completo", según un comunicado de la delegación de la UE en Colombia.

"Estas características y cualidades se obtienen del café de la especie arábiga, siempre y cuando se realicen procesos esmerados en el cuidado de los cultivos", se agregó.

Si en los seis meses próximos, no hay ninguna objeción de los miembros de la UE el "Café de Colombia" ingresará al club de productos "IGP" gracias a su característico aroma y sabor, dijo la UE.

El café de Colombia tiene fama de calidad en Estados Unidos desde 1980, gracias a exitosas campañas promocionales distinguidas por el personaje de Juan Valdez.

Las exportaciones colombianas de café a la UE se incrementaron en el 2005 en un 43% con relación a 2004, hasta llegar a 420 millones de dólares, gracias al alza de los precios internacionales y a la dinámica penetración del grano colombiano en los mercados europeos.

Colombia con unos 11 millones de sacos de 60 kilos al año, es el tercer productor mundial de café. Brasil es el primero y Vietnam el segundo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?