| 1/12/2011 1:30:00 PM

Caen reservas globales de granos

Las peores inundaciones que sufre Australia en décadas causaron el cierre de un puerto clave para los granos, mientras que Estados Unidos indicó un mayor ajuste del suministro doméstico y global, aumentando los temores por la escalada de la inflación de los alimentos.

Sidney - Los futuros del maíz y la soja en Chicago alcanzaron máximos en 30 meses en Chicago después de que el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) redujo su estimación de la producción de maíz y soja en Estados Unidos y Argentina, donde el tiempo seco ha comenzado a afectar a los cultivos.

Las estimaciones de la recolección y las exportaciones de Australia también fueron rebajadas, en un momento en que hay preocupaciones por la cosecha estadounidense debido al tiempo seco.

El año pasado, Rusia tuvo que prohibir las exportaciones luego de que la peor sequía en un siglo castigó a la producción.

Las proyecciones de menores inventarios de granos en Estados Unidos también contribuyeron a un repunte de los precios a futuro del ganado vacuno y porcino en Chicago.

Por otra parte, el gabinete de Corea del Sur mantuvo un encuentro de emergencia para combatir la propagación de la aftosa, que ha forzado una subida de los precios de la carne.

En tanto, Tailanda subió las tasas de interés, citando presiones por la inflación derivadas de los valores de las materias primas.

La semana pasada, un informe de la agencia alimentaria de la ONU mostró que los precios globales de los alimentos tocaron un récord en diciembre y advirtió que los precios de los cereales podrían subir aún más.

INFLACION ALIMENTARIA

La inflación alimentaria se ha convertido en el principal tema de la agenda de los funcionarios, cuando todavía está fresco el recuerdo de la crisis alimentaria del 2008.

Ese año, un repunte de los precios desató disturbios en varias naciones, alta inflación y, en muchos casos, profundos déficit comerciales.

Varios países emergentes ya están luchando contra una inflación alimentaria de dos dígitos, entre ellos China, India y Brasil.

La subida de los precios de los alimentos en las economías de rápida expansión hace importante que las autoridades monetarias anclen las expectativas de inflación, dijeron el lunes los banqueros centrales.

Las principales economías del Grupo de los 20 han prometido medidas y varios países ya han aplicado controles de precios o incrementado el suministro de alimentos para tranquilizar a los consumidores.

En Australia, uno de los cuatro grandes exportadores de trigo, las mayores inundaciones en la historia forzaron el cierre de la terminal de granos de Fisherman Island, en Queensland.

Si bien Queensland es un exportador de trigo menor comparado con otros estados del país, el cierre pone de relieve los problemas del cultivo a nivel nacional, donde las fuertes lluvias ya han reducido la cantidad de granos de alto contenido proteico que prefieren los principales mercados.

Los precios del trigo aumentaron 47 por ciento el año pasado, los del maíz más de 50 por ciento y la soja estadounidense el 34 por ciento.

La Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO) dijo en su reporte que los precios de los granos clave podrían subir aún más.

Condiciones climáticas adversas, incluyendo la sequía en Rusia y sus vecinos del Mar Negro, afectaron al suministro global de trigo, impulsando los precios.

El reporte del USDA del miércoles estimó que las existencias estadounidenses de maíz se ubicarían en su menor nivel en 15 años, y las de soja en al menos 35 años, apuntando a más presiones alcistas sobre los precios de la comida.

La FAO dijo que sus índices que miden los precios de la carne y el azúcar llegaron a máximos en diciembre, al tiempo que los cereales, que cubren al trigo, el arroz y el maíz, fueron los mayores desde la crisis del 2008.

Los analistas no están seguros de que pueda repetirse una situación como la de ese año. Algunos dijeron que un empeoramiento de las condiciones climáticas adversas sería necesario para provocar una subida aún mayor de los precios de los alimentos.

Jonathan Anderson, que cubre mercados emergentes para UBS, dijo que los índices de los precios globales de los alimentos tendrían que subir otro 50 por ciento para tener el mismo impacto inflacionario que el de hace tres años.

(Reuters)

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?