| 10/27/2009 9:40:00 AM

Cae una red colombiana de matrimonios de conveniencia en España

Una red internacional acusada de organizar casi un centenar de matrimonios de conveniencia entre ciudadanos españoles y colombianos fue desbaratada y 34 personas quedaron detenidas, informó la policía el martes.

Madrid  — Entre los arrestados se encuentra un sacerdote católico de origen colombiano, una funcionara pública y una abogada, de las que no se facilitaron sus nacionalidades. A todos los sospechosos se les imputan delitos de asociación ilícita, contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, estafa y falsedad documental.

La red internacional concertaba bodas falsas en Madrid para regularizar la situación de inmigrantes, en su mayoría colombianos vinculados con el tráfico de estupefacientes, previo pago de unas cantidades que oscilaban entre 10.000 y 12.000 euros (US$14.800 y US$17.840).

A través del casamiento, los extranjeros podían obtener un permiso de residencia y, posteriormente, nacionalizarse. Por su parte, los contrayentes españoles, que provenían generalmente de ambientes marginales, accedían a casarse a cambio de 3.000 euros (US$4.460).

Para dar una mayor apariencia de verosimilitud al enlace, la organización contrataba a supuestos testigos, a los que pagaban 200 euros (US$297).

Según la investigación, más de 50 bodas fueron de carácter civil, ya que la red contaba con la connivencia de los funcionarios de un juzgado, y unas 22 se celebraron en distintas parroquias católicas madrileñas.

La policía dijo en un comunicado que propondrá a los organismos públicos competentes la anulación de los matrimonios fraudulentos detectados, así como a la extinción de las tarjetas de residencia concedidas en virtud de ellos.

Unos 50 agentes participaron en esta operación, cuyas investigaciones se iniciaron hace casi dos años.



(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?