| 9/22/2009 12:00:00 AM

Cacao y azúcar suben por debilidad del dólar

Los futuros de azúcar en Nueva York subían el martes, y el cacao tocaba máximos de 14 meses, por compras de inversores ante la debilidad del dólar, mientras el café operaba estable, con los operadores azucareros enfocados en las importaciones mexicanas.

Londres  - "El mercado de azúcar ha mejorado (subido) un poco apoyado en el dólar", dijo David Sadler, operador de futuros del endulzante.

Sadler agregó que la venta de México de 450.000 toneladas en cupos de importación podría haber impulsado las primas para el azúcar blanca, aunque notó que muchos operadores físicos mantenían considerables posiciones largas.

México asignó todas las 450.000 toneladas de una segunda licitación pública para las importaciones de azúcar que se enviarán al país en el último trimestre del año, dijeron fuentes de comercio europeas el martes.

Los futuros de azúcar sin refinar para entrega en marzo en la ICE ganaban US$0,41, a US$23,63 por libra a las 1310 GMT, y los de octubre trepaban US$0,41, a US$22,27, mientras que el azúcar blanca para diciembre en Londres avanzaba US$9,8, a US$582,8 por tonelada. 

"Londres está siguiendo a Nueva York, y Nueva York esta siendo conducido por las divisas: está siguiendo lo que está haciendo el dólar", dijo un operador londinense.

El cacao para diciembre en la ICE avanzaba US$53, a US$3.129 por tonelada.

El cacao para diciembre en Londres registró un máximo para el contrato de 2.040 libras esterlinas por tonelada, antes de retroceder a 2.027 libras, al alza en 24 libras.

Los futuros de café operaban con escasa variación en negocios de rutina, apuntalados por la debilidad del dólar.

El café arábigo para diciembre en la ICE avanzaban US$0,95, a US$1,3660 por libra, mientras que el robusta para noviembre bajaba US$17, a US$1.462 por tonelada.

 

 


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?