| 9/30/2007 12:00:00 AM

Bush critica a demócratas por no concluir presupuestos

Al mismo tiempo, Bush criticó a la mayoría demócrata del Congreso por enviarle una medida provisional de gastos mientras continúan trabajando en más de una docena de presupuestos para las operaciones diarias de 15 secretarías del Gabinete.

Washington.- El presidente George W. Bush autorizó el sábado una ley que evitará que el gobierno se quede sin dinero para sus operaciones.

"El Congreso no cumplió con su responsabilidad más básica", dijo el mandatario en su discurso semanal por radio.

Las iniciativas están empantanadas porque los demócratas quieren agregar 23.000 millones de dólares en programas nacionales a los 933.000 millones solicitados por Bush para cubrir una tercera parte del presupuesto federal de este año.

Bush ha amenazado con vetar la mayor parte de las propuestas de gastos, deseoso de reafirmar la reputación de su partido como impulsor de la disciplina fiscal.

El mandatario dijo que los demócratas planean "el mayor incremento en los impuestos en la historia estadounidense", para cubrir los nuevos gastos.

"A principios de este año, los dirigentes del Congreso prometieron demostrar que pueden ser responsables con el dinero del pueblo. Desafortunadamente, parecen haber elegido el camino hacia un aumento en los gastos", dijo.

Los demócratas afirman que sus planes para aumentar los gastos son relativamente modestos dado el tamaño total del presupuesto federal y en comparación con los 189.000 millones de dólares solicitados por Bush para las operaciones del Pentágono en Irak y Afganistán durante el 2008.

Y la mayor parte de los capitales adicionales, dicen los demócratas, simplemente subsanan los recortes propuestos por Bush a programas populares, como los de desarrollo comunitario, investigación para la salud y planes contra la delincuencia.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?