| 7/15/2011 6:00:00 PM

A buen ritmo marcha la locomotora de construcción en el país

Indicadores de ventas, iniciaciones, desembolsos y el crecimiento del PIB demuestran que el sector de la construcción va por buen camino. Las tasas de interés, el aumento de tasas por parte del Banco de la República y la dinámica para desembolsar los subsidios de Fonvivienda son riesgos que enfrenta el sector. ¿Cuáles son los retos del sector para el segundo semestre del 2011?

Bogotá - Durante los primeros cinco meses del año, las ventas del sector constructor crecieron 16.3% y el crecimiento PIB sectorial para este año se proyecta en mínimo 6%. Esta proyección es consistente con la dinámica de las iniciaciones y el positivo comportamiento del licenciamiento. Sin embargo, Camacol ha identificado una serie de temas que generan alertas en el sector de vivienda.

Cómo va la locomotora

Entre enero y mayo de 2011, el sector de la construcción ha ocupado a más de 1.083.000 trabajadores, lo que significa un aumento del 13.2% con relación al mismo periodo del año anterior. “Este sector es el segundo más importante en la contribución del crecimiento económico después de la minería y esperamos que sea el que más ayude a la reducción de desempleo en el país”, señaló la Presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez.

Así mismo, destacó que el Gobierno se ha enfocado adecuadamente para darle impulso tanto a la oferta como a la demanda de vivienda. “ Es claro que medidas como La resolución 1817 del 5 de julio de 2011 por medio de la cual se amplió el subsidio a la tasa de interés en 9200 cupos para viviendas de 70 a 135 SMMLV es un estímulo a la demanda y la sanción presidencial de la Ley de Tierras despeja en gran parte la necesidad de suelo urbanizable que tiene la oferta”, afirmó la Presidente de Camacol.

Por su parte, el crecimiento del producto del sector edificador es consistente dado que los metros cuadrados construidos en los dos grandes segmentos, el residencial y el no residencial están creciendo 10.5% y 15.7%, respectivamente. La caída del PIB de edificaciones en 2010 se debió a que el segmento no residencial decrecía sin poder ser compensado por la mayor actividad en vivienda, especialmente en VIS.

Por otro lado, el licenciamiento está mostrando señales positivas sobre la dinámica del sector en el corto plazo. El área aprobada en vivienda No VIS superó los niveles registrados durante 2007(año que se registró un máximo de 9.2 millones de metros cuadrados licenciados). Por su parte, en VIS se registran niveles históricamente altos de 4.7 millones de metros cuadrados. En no residencial se destaca el crecimiento de edificaciones comerciales de 74,8% en el año corrido.

Los indicadores líderes del sistema de información de Camacol, Coordenada Urbana muestran crecimientos en ventas, iniciaciones y licenciamiento, y contracción en lanzamientos. Su caída preocupa por su efecto sobre el stock de oferta disponible. Este comportamiento puede estar asociado a la escasez del suelo y podría generar presiones alcistas sobre los precios.

“Es clave poner atención al efecto que podría tener sobre las ventas la ausencia de una fuente permanente de recursos para el subsidio a la tasa de interés. Es necesario avanzar en la reglamentación del artículo 123 sobre Cobertura para Créditos de Vivienda del Plan Nacional de Desarrollo, que busca genera condiciones para la financiación de vivienda nueva”, afirmó la Presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez.

¿Qué podría frenar la locomotora?

Tres factores podrían frenar a la locomotora de la vivienda. El primero, el aumento de tasas de interés por parte del Banco de la República que impactará las tasas de los créditos hipotecarios. Se estima que al finalizar el primer trimestre de 2010 la tasa hipotecaria podría estar por encima del 14%. Este aumento podría ser parcialmente compensado por la reducción en las tasas de los TES debido a la mejora en la calificación de riesgo del país.

“El mayor riesgo del aumento de las tasas de interés, es su impacto sobre las ventas de vivienda. Hemos estimado que ante un cambio de 1 punto porcentual en la tasa de interés hipotecaria, las ventas podrían caer en promedio un 11%. Este aumento implicaría un mayor esfuerzo fiscal para que el subsidio pueda mantener las tasas a los usuarios en sus actuales niveles”, comentó la Presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez.

Otro obstáculo es la inflexibilidad para la utilización de los subsidios a la demanda de Fonvivienda. Aunque se aumentó el presupuesto, existe una rigidez para su financiación. En 2011, de un total de 65.000 subsidios asignables, sólo 8.000 podrían utilizarse para Macroproyectos. Preocupa que se afecte el flujo de subsidios para los Macroproyectos que ya están en curso y para los Macroproyectos de segunda generación.

Finalmente, la meta del millón también implica grandes saltos cuantitativos para las Cajas de Compensación Familiar (subsidios FOVIS) y para el Fondo Nacional del Ahorro, entidad encargada de financiar la población informal. Según el DNP el Fondo Nacional del Ahorro debería contribuir con la financiación de 255.000 viviendas. Hoy en día entrega máximo 18.000 créditos por año, y para cumplir la meta requeriría entregar por lo menos 75.000 anuales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?