| 1/14/2011 11:05:00 AM

Brasil: Vuelve a llover en área donde agua y lodo mataron a 479

La lluvia volvió el viernes a los pueblos de montaña donde deslizamientos e inundaciones mataron al menos a 479 personas y dificultaba las labores de rescate, mientras los sobrevivientes bajaban a sus muertos de las colinas para enterrarlos.

Teresopolis -  Durante la noche, se confirmó una muerte más en las tres ciudades al norte de Río de Janeiro que sufrieron el desastre natural más mortífero de la historia de Brasil. Las autoridades temen que esa cifra aumente de forma drástica, aunque no quisieron aventurar cuántas personas siguen desaparecidas. Las informaciones locales mencionan centenares.

Numerosos equipos de rescate acudieron a la zona y las autoridades dijeron que la falta de ayuda no era un problema: lo difícil era el acceso a las zonas aisladas por el corte de las carreteras. Pese a regresar las lluvias, no se reportaron nuevos deslizamientos de lodo.

Los sobrevivientes encaraban la sombría tarea de enterrar a sus seres queridos.

Al anochecer del jueves, voluntarios descalzos arrastraron un generador y luces hasta el cementerio de uno de los pueblos, donde casi 200 nuevas tumbas recién excavadas yacían abiertas como heridas en el suelo de arcilla rojiza, a la espera de víctimas.

El jueves, hubo funerales todo el día bajo una persistente lluvia: una mujer enterró a su hermano, un hombre a su sobrino de un año en un pequeño féretro blanco, una madre gritaba el nombre de su hijo de 9 años mientras sus restos eran colocados en la tumba.

Pequeñas cruces blancas, hechas a mano, identificaban a las víctimas sólo por números: los detalles vendrán después. Se veían como puntos en el paraje desolado en lo alto de una colina.

Decenas de nuevos funerales se harán el viernes y otras 300 nuevas tumbas serán excavadas el sábado, informó Vitor da Costa Soares, un empleado municipal a cargo del cementerio.

"Haremos más espacio. Estaremos aquí hasta las 10 de la noche, hasta la medianoche si podemos, y regresaremos aquí a las 6 de la mañana", agregó.

Una lluvia fuerte antes del amanecer del miércoles desató deslizamientos que enterraron a mucha gente que dormía, en una zona a 65 kilómetros (40 millas) al norte de Río.

Los sobrevivientes comenzaron a cavar con sus manos, cacerolas o lo que encontraran para buscar a sus amigos y familiares, mientras la ayuda se demoraba en llegar a una zona remota, en las laderas de colinas empinadas.

En el vecindario de Campo Grande, en Teresópolis, al que ahora sólo se llega caminando ocho kilómetros por la selva lodosa, los sobrevivientes rescataban los cadáveres de sus familiares sepultados por el barro. Cuidadosamente tendían sus cuerpos sobre el terreno seco y los cubrían con frazadas.

Un pequeño gritaba una y otra vez, al percatarse que habían hallado los restos de su padre: "¡Quiero ver a mi papi!"

Las inundaciones y deslizamientos de tierra son comunes en Brasil durante la temporada de las lluvias estivales, pero los aludes de esta semana figuran entre los peores. Estos desastres castigan particularmente a los pobres, que suelen vivir en viviendas precarias en las laderas, con pocos cimientos o directamente sin ellos.

Pero ni siquiera algunos ricos pudieron escapar a la devastación en Teresópolis, donde también fueron arrasadas algunas casas grandes.

El Departamento de Defensa Civil de Río dijo en su página de internet que 222 personas murieron en Teresópolis, 216 en la cercana Nova Friburgo y 41 en la vecina Petrópolis. Agregó que unas 14.000 personas debieron dejar sus casas.

"Tengo amigos que siguen desaparecidos entre todo este fango", dijo Carlos Eurico, residente de Campo Grande, mientras se movía hacia el mar de destrucción que se apreciaba detrás suyo. "Todo se ha ido. Todo terminó. Nos encomendamos a Dios".

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?