| 11/28/2006 12:00:00 AM

Brasil tranquilo sobre posibles cambios en Ecuador

El gobierno de Brasil está tranquilo con respecto a posibles cambios en las políticas petroleras de Ecuador, tras la victoria del izquierdista Rafael Correa, afirmó el ministro de Minas y Energía brasileño, Silas Rondeau.

RIO DE JANEIRO (AP). Correa, ganador de la segunda vuelta electoral el domingo, ha dicho en el pasado que prevé revisar los contratos de operaciones de empresas extranjeras en Ecuador.

 

La empresa Petróleo Brasileño (Petrobras) actualmente produce un poco más de 12.000 barriles diarios de crudo en Ecuador y se prepara para comenzar operaciones en otros campos en esa nación andina.

 

"No hay razones para preocuparse", dijo Rondeau. "Petrobras opera en 22 países y siempre hace análisis de riesgo antes de invertir", agregó el ministro a los periodistas en un intervalo de la subasta anual de campos de crudo y gas brasileños para empresas locales y extranjeras.

 

La petrolera brasileña ha visto reducir su producción de crudo y gas, tanto como sus reservas, debido a nuevas políticas para las empresas internacionales en Venezuela. También vio crecer sus pagos de impuestos y regalías en Bolivia por las nuevas reglas derivadas de la nacionalización de los hidrocarburos, decretada el 1 de mayo.

 

El gobierno de Brasil esperará a ver los primeros pasos del presidente electo de Ecuador y ahí evaluará el impacto que tendrá Petrobras, dijo Rondeau. El ministro también se mostró optimista en cuanto a la situación en Bolivia, donde la petrolera brasileña firmó recientemente nuevos contratos de producción. Sin embargo, aún negocia nuevos precios para los 26 millones de metros cúbicos de gas boliviano que compra diariamente, así como sobre el destino de las dos refinerías que tiene en el vecino país. "La cuestión de refinería también será resuelta", señaló.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?