| 12/30/2010 3:00:00 PM

Brasil tomará medidas impositivas para enfrentar revaluación

La nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está planeando medidas agresivas, incluyendo aumentos selectivos de tarifas y exenciones impositivas, para lidiar con el daño causado a los fabricantes por la sobrevalorada moneda del país.

Sao Paulo  - La fuerza del real, que según una medición es la moneda importante más sobrevalorada del mundo, ha sido el principal tema económico en las recientes reuniones de Rousseff con sus asesores antes de su toma de mando del 1 de enero, dijeron a Reuters fuentes cercanas al próximo Gobierno.

"Existe una aguda preocupación sobre la tasa de cambio", dijo un alto funcionario del próximo Gobierno de Rousseff, hablando bajo condición de anonimato debido a que ella aún no asume su mandato.

"Esperábamos que la situación mejorara antes (de la toma de mando), pero no hay señal de eso (...) y nos damos cuenta que necesitamos actuar rápidamente", afirmó.

El real se ha apreciado un 11 por ciento frente al dólar desde mayo y más de un 100 por ciento desde el 2003, dado que la creciente economía de Brasil y su alta tasa de interés han atraído enormes flujos de capital desde el mundo desarrollado.

Tasas de cambio sobrevaloradas han sido un problema en gran parte de América Latina y del mundo en desarrollo, debido en parte a los desequilibrios remanentes de la crisis financiera del 2008-2009.

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, advirtió sobre una "guerra cambiaria" en la medida en que los países, incluyendo a Estados Unidos y China, tratan de depreciar sus monedas y toman otras medidas para impulsar la producción y las exportaciones locales.

Como un ejemplo del tipo de medidas que podría adoptar Rousseff para mitigar los problemas causados por la fuerte moneda, las fuentes citaron la decisión de esta semana del Gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva de elevar las tarifas sobre 14 categorías de juguetes importados a un 35 por ciento, desde un 20 por ciento.

"Se verán más medidas como esa en los próximos meses (...) siempre respetando nuestras obligaciones internacionales (de acuerdo a acuerdos comerciales)", dijo el alto funcionario, sin nombrar sectores específicos.

"La defensa comercial es legítima", añadió.

MEDIDAS

La decisión sobre los juguetes fue posible bajo regulaciones de comercio internacionales debido a provisiones que permiten a Brasil proteger su industria interna, explicó un funcionario del Ministerio de Comercio.

Los fabricantes de juguetes de Brasil, como muchos otros del país, han eliminado puestos de trabajo en años recientes pese a la bonanza económica.

El real valorizado ha hecho que los productores locales sean incapaces de competir con las importaciones baratas de China, responsable por el mayor porcentaje de las ventas de juguetes en el mercado brasileño, según la Asociación de Fabricantes de Juguetes de Brasil.

China es acusada por muchos otros Gobiernos, incluyendo el de Estados Unidos, de mantener su moneda artificialmente débil.

El Gobierno de Brasil elevó hace algunos meses el llamado impuesto sobre operaciones financieras (IOF) sobre compras de bonos locales y acciones por parte de extranjeros como forma de contener la entrada de dólares.

La posibilidad de nuevos impuestos sobre transacciones bursátiles ha pesado sobre el mercado accionario brasileño en los últimos meses, dijo Oliver Leyland, administrador de cartera bursátil de Mirage Asset, en Sao Paulo.

Leyland sostuvo que el aumento selectivo de tarifas "tiene algo de sentido" como método para aliviar la presión causada por el apreciado real.

Rousseff ha anunciado recortes moderados en el gasto presupuestario para el 2011 que también deberían ayudar a mitigar la presión sobre el tipo de cambio.

Menores impuestos y políticas que estimulen una mayor innovación son otras herramientas que la nueva mandataria podría emplear para ayudar a las industrias locales a recuperar la competitividad en casa y en el exterior.

"Lo mejor (para debilitar el real) sería un rápido declive de la tasa de interés, por supuesto", declaró una de las fuentes. "Pero reconocemos que eso no sucederá (en el futuro cercano)", admitió.

Las fuentes dijeron a Reuters que era probable que se aplicaran exenciones impositivas selectivas en el corto plazo para fabricantes de algunos bienes intermedios y finales que se han visto particularmente dañados por el fuerte real.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?