| 11/24/2011 8:00:00 AM

Brasil suspende derechos de perforación de Chevron

Brasil suspendió los derechos de perforación de la firma Chevron en su territorio, hasta que se aclaren las causas del derrame de crudo en un campo de la empresa, el más reciente giro en una tormenta política que amenaza al papel de la compañía estadounidense en la bonanza petrolera del país.

La decisión fue anunciada mientras el presidente ejecutivo de la filial brasileña de Chevron testificaba ante el Congreso de Brasil, donde se disculpó públicamente por el derrame del 8 de noviembre en el que se filtraron cerca de 2.400 barriles de crudo al océano frente a la costa de Río de Janeiro.

La Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) de Brasil dijo que decidió detener los derechos de perforación de Chevron después de que determinó que la compañía fue "negligente" en su estudio de datos necesario para perforar y en la planificación de contingencia para abandonar el pozo en caso de un accidente.

La agencia también rechazó una petición que Chevron realizó antes del derrame para perforar en áreas subsal en el campo Frade donde ocurrió el derrame. El campo se ubica en la Cuenca Campos y es el único bloque en Brasil donde Chevron produce crudo como operador.

La Cuenca Campos es actualmente la fuente de más del 80% de la producción de Brasil.

Aunque Chevron dijo el miércoles en la noche que no había recibido una notificación formal de la suspensión, la firma anunció una paralización voluntaria e indefinida de todas sus perforaciones actuales y futuras frente a las costas de Brasil, excluyendo las obras de conexión y abandono.

"Chevron reconoce, sin embargo, que la ANP publicó un aviso de suspensión en su sitio web", agregó la compañía.

La única plataforma que trabaja para Chevron frente a las costas de Brasil es Sedco 706 de Transocean Ltd, que perforó el pozo donde se produjo la filtración.

El derrame es un oscuro recordatorio de los riesgos que involucran las perforaciones a gran profundidad, enfriando la euforia ante las enormes reservas subsal que Brasil halló en el 2007 hasta a 7 kilómetros debajo del lecho marino.

El país apuesta a esas reservas de hasta 100.000 millones de barriles para acelerar su desarrollo.

Chevron anteriormente había perforado a profundidades subsal en el campo, que también es propiedad de la firma estatal petrolera Petrobras y de Frade Japão, un consorcio japonés.

La firma estadounidense es dueña de un 52% de Frade, la brasileña de un 30% y los japoneses de un 18%.

La segunda mayor compañía petrolera estadounidense ya ha sido castigada con US$28 millones por la agencia ambiental brasileña debido al derrame, una cantidad que seguramente aumentará bruscamente cuando la ANP y el gobierno del estado de Río apliquen multas a la firma, como han prometido hacerlo.

Chevron ya había detenido todas sus operaciones de perforación locales después de la filtración, antes de que la ANP anunciara la suspensión. La ANP dijo que la suspensión seguirá vigente hasta que la firma estadounidense restaure totalmente las condiciones de seguridad en el campo.

El presidente ejecutivo de Chevron en Brasil, George Buck, dijo el miércoles a los legisladores locales que la compañía "actuó tan rápido y prudente como fue posible" y "utilizó todos los recursos" para contener y detener el flujo de petróleo desde el pozo.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?