| 5/12/2011 4:00:00 PM

Brasil restringe la importación de vehículos y autopartes de Argentina

El Gobierno brasileño impuso restricciones a la importación de vehículos automotores y autopartes, en especial provenientes de Argentina, como represalia por medidas similares que afectan a exportadores de alimentos de este país, informaron hoy fuentes ministeriales.

Sao Paulo - El Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior aprobó la implantación de licencias no automáticas para la liberación en los puertos y pasos de frontera de los vehículos automotores, autopiezas y neumáticos, indicó a Efe un portavoz de esa cartera.

No obstante, el ministro del ramo Fernando Pimentel, negó que las medidas sean una represalia contra Argentina.

"Están usando la palabra equivocada. Retaliación es una cosa complicada de hacer, por ahora sólo estamos observando. Las medidas adoptadas en las aduanas (brasileñas) fueron tomadas contra varios países", afirmó Pimentel a la estatal Agencia Brasil.

El ministro indicó que se comunicó con su homóloga argentina de Industria, Débora Giorgi, para tratar el asunto y anunció que un emisario del Gobierno brasileño viajará la próxima semana a Buenos Aires, según la agencia estatal.

La medida, cuya aplicación empezó el pasado martes, restringe la entrada automática en Brasil de productos de la industria automotriz, que ahora deberán hacer un trámite que tarda por lo menos sesenta días.

Como la Organización Mundial del Comercio (OMC) impide la aplicación de licencias no automáticas para un determinado país de origen, en este caso Argentina, la medida afectará también la importación de vehículos y autopartes de otros como China, Corea del Sur y México.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) y la Confederación Nacional de Industria (CNI) recibieron la notificación del Gobierno brasileño, pero no se pronunciaron sobre la misma.

Según el diario Valor Económico, la medida afecta al 39 por ciento de las exportaciones argentinas a Brasil y la imposición sería la primera acción de salvaguarda adoptada por el Gobierno brasileño ante los reclamos de la industria nacional por las restricciones del país vecino.

Los reclamos partieron de los productores de pastas, dulces y chocolates, que perdieron contratos por la falta de certificados sanitarios para ingresar en Argentina.

Según un estudio de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), el sector de chocolates y dulces perdió US$5,2 millones y el de pastas y galletas US$800.000 por la cancelación de contratos y costos extras en el almacenaje impuesto por el Gobierno argentino.

Números oficiales brasileños indican que la balanza comercial del sector automotor presentaba un superávit de US$10.000 millones anuales hasta 2008, pero el año pasado se registró un déficit de US$06.000 millones y las exportaciones de vehículos bajaron del 30% al 13% entre 2005 y 2010.

Las importaciones del sector, en tanto, pasaron del 5% en 2005 al 22% el año anterior, con una tendencia de aumento en 2011.

 

 

 

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?