| 2/2/2007 12:00:00 AM

Brasil presenta vehículos flex-fuel a Francia

Este país es líder mundial en la exportación de etanol, un combustible derivado de la caña de azúcar y que ya mueve siete de cada 10 nuevos autos brasileños y su consumo es incentivado por el gobierno de Estados Unidos.

Brasilia.- En busca de expandir sus mercados de biocombustibles y nuevas tecnologías, Brasil presentó el viernes a Francia los vehículos flex-fuel, o capaces de utilizar gasolina, alcohol o una mezcla de ambos.

"Los franceses pueden asociarse para la producción de alcohol en Brasil y en otros países, pues no queremos ser los únicos proveedores", dijo a los periodistas el viceministro de Comercio Exterior brasileño, Mario Mugnaini.

El funcionario recibió en su despacho a la ministra de Comercio Exterior de Francia, Christine Lagarde, en el segundo de sus seis días de visita a Brasil. Al final del encuentro, Legarde entró y conoció los comandos de un auto Peugeot de fabricación brasileña y con tecnología flex-fuel.

Esa tecnología ya es utilizada por las empresas de autos francesas en Brasil, tanto Peugeot como Renault, y en vista que Francia es el miembro de la Unión Europea que optó por un mayor porcentaje de la mezcla alcohol en su gasolina a partir del 2008, cuando deberá ser de 5,75%.

Actualmente y a lo largo de 2007 esa mezcla es de 2%.

Ambos funcionarios firmaron, además, dos convenios: uno para la cooperación tecnológica en investigaciones de nuevos materiales y otro para la promoción del comercio bilateral, actualmente de unos 5.400 millones de dólares, principalmente en compras brasileñas de partes para helicópteros, tractores y carrocerías y ventas a Francia de aceite de soya, mineral de hierro y aceites en bruto de petróleo.

La ministra Legarde está acompañada de una delegación que incluye a Anne Lauvergeon, presidenta de Areva, la compañía estatal francesa de energía nuclear, y que estaría interesada en desarrollar Angra III, una planta de energía nuclear para la generación eléctrica, ubicada en Río de Janeiro.

Ya Brasil cuenta con las plantas Angra I y II, desarrollada por la alemana Siemens, pero tras iniciar los trabajos de Angra III, el proyecto fue paralizado debido a problemas de financiamiento y preocupaciones sobre la seguridad y la viabilidad económica de la energía nuclear.

El mes pasado, el ministro brasileño de Minas y Energía, Silas Rondeau, dijo que retomar los trabajos de Angra III aún no ha sido decidido y que requeriría inversiones de unos 7.000 millones de reales (unos 3.300 millones de dólares).

El sábado Legarde visitará Angra I y II en Río de Janeiro, según la agenda oficial.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?