| 9/6/2007 12:00:00 AM

Brasil: Inflación crece a 0,47% en agosto

El crecimiento de los precios alcanzó 0,47% en agosto, por encima de la tasa de inflación de julio, indicó el jueves el oficial Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

RIO DE JANEIRO _ La inflación fue de 0,24% en julio pasado, indicó el IBGE en su informe mensual sobre el comportamiento de los precios.

En lo que va del año la inflación acumulada hasta agosto fue de 2,80%, por encima del 1,78% del mismo período del año pasado, dijo el IBGE.

El Instituto agregó que con la tasa de agosto, el acumulado de la inflación en los últimos 12 meses totalizó 4,18%, por encima del 3,74% de los 12 meses hasta julio.

El alza de la inflación en agosto se atribuyó a mayores precios en alimentos, como leche y productos lácteos, así como en costos de los servicios telefónicos, dijo el IBGE en el informe divulgado en su sitio de internet.

Los analistas dicen que recientes informes de inflación en los mercados al consumidor y al mayoreo generan preocupación sobre incremento en los precios de los alimentos y otros bienes a nivel nacional. Las expectativas del mercado para la inflación a fin de año se ubican en alrededor del 3,9%, luego de que el mes pasado fue estimada en 3,7%.

La inflación fue de 3,14% en 2006.

La meta oficial es cerrar este año con una inflación de 4,5% anual.

 

Al respecto, el presidente Luis Inacio Lula da Silva afirmó que las olas inflacionarias no volverán a producirse en Brasil y exhortó además al congreso a aprobar la extensión del cobro de un impuesto clave para las finanzas públicas.

El presidente dijo también que no está entre las opciones de su gobierno estatizar al gigante minero Companhia Vale do Rio Doce (CVRD).

Lula, cuyo gobierno aplica políticas de control de gastos públicos y altas tasas de interés que han llevado a la inflación a alrededor de 3%, aseguró que su gobierno seguirá trabajando para mantener bajo control el crecimiento de los precios.

"Nosotros no iremos a permitir que la inflación vuelva...porque a la hora que la inflación vuelva, el perjuicio es directo en el bolsillo de las personas que viven de un salario en este país y en el bolsillo de los más pobres", dijo Lula. "Cuando la inflación alcanza los dos dígitos, nadie ya la controla y nosotros no permitiremos que la inflación salga de la meta".

El mandatario también llamó al congreso a aprobar la prorrogación hasta el año 2011 del cobro de un impuesto de 0,38 sobre operaciones bancarias, incluyendo el cobro de cheques, o la "Contribución Provisoria sobre Movimientos Financieros (CPMF), creado en 1993 como un instrumento temporal de financiamiento al sistema de salud estatal.

Lula dijo que si el congreso eliminaba el impuesto, el gobierno deberá cortar 40.000 millones de reales (unos 19.500 millones de dólares) en gastos comprometidos en el presupuesto nacional para el 2008. "Brasil no puede prescindir de 40.000 millones de reales", dijo Lula.

El presidente descartó la estatización de la minera Companhia Vale do Rio Doce (CVRD), tema que movimientos sociales como el de los trabajadores rurales sin tierra piden someter a un plebiscito nacional, una propuesta apoyada por el Partido de los Trabajadores (PT), de Lula.

En su tercer congreso nacional el fin de semana pasado "el PT tomó una decisión de apoyar el plebiscito que el movimiento 'sin tierra' y otras entidades están haciendo y creo que en cuanto partido pueden tomar las decisiones que quieran", dijo Lula en una entrevista exclusiva con ocho emisoras de radio en el palacio de gobierno.

Pero el tema de estatizar la CVRD, creada por el gobierno federal en 1942 y privatizada en mayo de 1997, "no pasa por el gobierno, no se discute en el gobierno porque hay un acto jurídico que fue consagrado (la venta) y el gobierno lo va a respetar", dijo.

La estatización "no esta en mi mesa ni entrará en mi mesa" de trabajo, aseguró.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?