| 5/27/2009 12:00:00 AM

Brasil estudia creación de banco de exportación

SAO PAULO  - El Gobierno de Brasil, preocupado por la extensión y duración de la actual crisis crediticia global, está considerando crear una entidad dedicada exclusivamente al financiamiento del comercio, dijo el ministro de Comercio según declaraciones publicadas el miércoles.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva apoya la propuesta, dijo al matutino O Estado de S. Paulo el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge.

El llamado Eximbank brasileño ayudaría a dirigir mejor los créditos estatales a los exportadores, les daría garantías sobre las deudas y manejaría el riesgo del crédito en forma independiente de otras agencias, según O Estado.

"Será un brazo fuerte del Bndes", dijo Jorge, aludiendo al estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social. "Va a salir", agregó, indicando que ya recibió la luz verde de Lula.

La iniciativa subraya la preocupación del Gobierno por un serio cuello de botella en los préstamos para algunas industrias en medio de la peor contracción global del crédito en casi ocho décadas.

El Gobierno espera que las exportaciones caigan un 20% este año, a unos 160.000 millones de dólares, especialmente mientras cae la demanda de productos manufacturados, desde azúcar refinado a maquinaria y alimentos procesados.

Los créditos al comercio y garantías son manejados actualmente por el estatal Banco do Brasil, el Tesoro Nacional, el Bndes y varios ministerios.

La entidad comenzaría con 2.600 millones de reales (US$1.290 millones ) del Programa de Financiamiento a las Exportaciones (Proex) y fondos del Bndes, dijo Jorge.

La iniciativa de crear un Eximbank brasileño fue estudiada por primera vez en el Gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, a quien sucedió Lula en el 2003.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?