| 8/18/2011 1:00:00 PM

Brasil y EEUU cooperan en seguridad nuclear

Brasil y Estados Unidos trabajarán en conjunto para garantizar la seguridad de sus plantas de energía nuclear de uso civil, para evitar tragedias como la ocurrida en la planta japonesa de Fukushima.

Brasilia — El subsecretario de Energía de Estados Unidos, Daniel Poneman, dijo que la cooperación en seguridad nuclear forma parte de un diálogo binacional lanzado esta semana en materia de energía.

"Los dos países tenemos energía nuclear, es una fuente de generación energética sin emisión de carbono, y estamos centrados en asegurar que tomemos en cuenta las lecciones de Fukushima", manifestó Poneman la noche del miércoles, tras concluir una serie de reuniones con autoridades y empresarios en Brasil.

Aludió con ello a la planta nuclear japonesa que sufrió un derrame de material radioactivo tras el terremoto seguido de tsunami que golpeó ese país asiático el 11 de marzo.

Pese a que el accidente nuclear generó cuestionamientos en todo el mundo sobre la conveniencia de mantener plantas nucleares, Poneman consideró que su país continuará utilizándolas como parte de su matriz energética.

"Cada gobierno tendrá que tomar sus propias decisiones. El presidente (Barack) Obama ha sido muy claro en que debemos tomar en cuenta las lecciones de Fukushima, aunque no necesitamos (del accidente nuclear) para recordarnos de la importancia de la seguridad nuclear", manifestó el funcionario.

En Brasil la energía nuclear tiene un papel menor. Dos plantas nucleares generan anualmente cerca de 13 millones de megavatios, equivalentes a 3% del mercado energético del país sudamericano. Las plantas hidroeléctricas aportan 90% del consumo eléctrico brasileño.

Tras el accidente nuclear en Japón, autoridades brasileñas dieron garantías de que las plantas de Angra 1 y Angra 2 no ofrecen riesgo de derrames.


AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?