| 1/16/2007 12:00:00 AM

Brasil no cree que Venezuela contamine el Mercosur

Venezuela fue el último país en ingresar como miembro pleno del bloque comercial, conformado además por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Brasilia.- Brasil no cree que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, contamine el Mercosur con su intención de crear el "socialismo del siglo XXI", declaró el martes el canciller Celso Amorim. Sobre la influencia que Chávez y su proceso político económico puedan tener en Brasil y en el Mercosur, Amorin dijo a periodistas que Venezuela "no está contaminando, Brasil no está siendo contaminado".

El canciller fue consultado reiteradamente por el modelo socialista de Chávez que incluye la privatización de empresas eléctricas, de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela y de la explotación petrolífera en la zona del Orinoco.

"Vamos a tener que convivir en el Mercosur con ésas diferencias", opinó Amorim.

Chávez también anunció su decisión de promulgar una ley que permita su reelección indefinida y otras para lograr poderes especiales que le permitan aprobar por decreto varios proyectos, incluido el de nacionalización de la faja petrolera del Orinoco.

Amorin dijo que "no se trata de defender o no defender (las medidas de Chávez). Lo que yo defiendo es que son los venezolanos los que tienen que decidir la forma de organización de ellos, y no nosotros, Brasil ni ningún otro país".

Ante otra pregunta sobre la eventual exportación del modelo venezolano a Bolivia y Ecuador, Amorin señaló que "no creo en la exportación de modelos, cada país tiene sus problemas y enfrenta sus problemas. Claro que ellos (Venezuela, Bolivia y Ecuador) tienen afinidades y pueden procurar ayudarse".

"Lo que nos interesa --no que nos preocupe-- es que haya ese proceso de integración latinoamericana", concluyó.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?