| 7/14/2009 12:00:00 AM

Brasil complica a Bolivia por reducir sus compras de gas

La reducción en los volúmenes de gas natural que compra Brasil a Bolivia ha complicado la producción local y obliga a importar gasolina para abastecer el mercado interno, reconoció el martes el presidente de la estatal petrolera Carlos Villegas.

LA PAZ  — De 31,5 millones de metros cúbicos diarios que compraba Brasil hasta noviembre del año pasado, bajó a 20 millones primero y a 25 millones de metros cúbicos al día en la actualidad. Con ello obliga a Bolivia a reinyectar el gas en los pozos, explicó el jueves a radio Erbol.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) dijo que la inyección de gas obliga a producir menos petróleo crudo y por tanto menos gasolina y diesel para el mercado interno.

El contrato obliga a Brasil a pagar penalidades a Bolivia si compra menos de 20 millones de metros cúbicos diarios de gas. "En este momento están en el margen permitido pero es un margen tremendamente alto que beneficia a Brasil en detrimento del estado boliviano", sostuvo Villegas.

"En cualquier momento dejan de pedir 10 millones o en cualquier momento nos piden 10 millones más y eso nos pone en serios problemas", acotó.

Brasil redujo sus compras de gas para sus termoeléctricas desde que sus hidroeléctricas se vieron abastecidas por las últimas lluvias.

Argentina, el otro mercado del gas boliviano, absorbió el sobrante de la producción. Actualmente compra 7 millones de metros cúbicos diarios, que es el tope que permite exportar el gasoducto. Hay un plan para ampliarlo, pero no se conocen avances.

Según Villegas, la importación de gasolina alcanza al 1% de la demanda interna.

Aunque el contrato con Brasil concluye en 2019 el gobierno de Brasilia anunció que trabaja para depender menos de sus compras de Bolivia.

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?