| 6/21/2006 12:00:00 AM

Brasil, Colombia y Argentina: energía para el futuro

América Latina verá en las próximas dos décadas el surgimiento de Brasil, Colombia y Argentina como nuevas fuentes de energía y el reforzamiento en México y Venezuela de su condición actual de grandes productores de petróleo, dijo el martes una agencia del gobierno estadounidense.

Según una proyección al 2030 de la Administración para la Información Energética (EIA), Estados Unidos considera que Brasil y Colombia pasarán de hecho a ser en ese periodo sus nuevas fuentes de petróleo, además de México y Venezuela, los actuales abastecedores regionales.

 

La EIA, una dependencia del Departamento de Energía, pronostico que habrá "una declinación moderada" de la producción en Estados Unidos que será cubierta por esos nuevos productores más los "importantes incrementos de producción" que se proyectan en Canadá y México.

 

El reacomodo del panorama latinoamericano ocurrirá en un contexto en que el consumo mundial de energía crecerá en un 71% entre 2003 y 2030, dijo el director de EIA, Guy Caruso, en un coloquio en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), de Washington.

 

Caruso declaró luego a reporteros que no creía que Venezuela llegue a cumplir las actuales amenazas del presidente Hugo Chávez de cortar el suministro de petróleo a Estados Unidos, un mercado del cual es su cuarto abastecedor exterior después de Canadá, Arabia Saudita y México.

 

"No anticipamos un acontecimiento de esa naturaleza", dijo Caruso. "No estaría incluso dentro de los propios intereses de Venezuela".

 

El estudio de EIA, Panorama Internacional de la Energía 2006, asume que las mejoras

en la producción regional ocurrirán en un entorno de persistentes precios altos, aumento del consumo en un 71% hacia el 2030 y la incursión de China e India en el mercado mundial.

 

Aun cuando habrá una fuerte demanda de las economías emergentes, el 51% del consumo energético mundial dentro de 25 años se dará en esos dos países más Estados Unidos, dijo la EIA.

 

El consumo energético de América Latina en general será un 47% mayor de lo que es actualmente.

 

Los precios, dijo Caruso, seguirán siendo altos, aunque menores que sus actuales niveles.

 

Indicó que los cálculos de EIA ponían el precio del crudo en un promedio de "menos de 50 dólares" hacia el año 2012 y "más de 57 dólares" en la década siguiente, por lo que no había esperanzas ciertas de que el precio vuelva a sus niveles de menos de 30 dólares de hace tres años.

 

Según la EIA:

Brasil, que se convirtió en productor de 1 millón de barriles por día en 1999, llegaría hasta 3,9 millones de barriles diarios en el abastecimiento convencional y 0,6 millones de barriles en el no convencional.

 

Colombia, cuyos dificultades económicas y problemas de violencia demoraron el desarrollo de su infraestructura petrolera, deberá estar produciendo más de 610.000 barriles por día en los próximos 10 años, con incrementos modestos pero persistentes en el siguiente decenio.

 

Argentina debe incrementar sus volúmenes de producción en por lo menos 65.000 barriles por día en los próximos tres años, y posiblemente se convierta en productor de 1 millón de barriles por día hacia fines de una década.   Ecuador, aun cuando se encuentra en un proceso de transición política, es observado "todavía con optimismo" y hacia el año 2030 puede ya haber duplicado su actual producción de 493.000 barriles diarios.  
México, debido a la persistencia de los precios altos del crudo, habrá decidido usar una porción más grande de sus ingresos petroleros en inversiones de producción y exploración. La producción mexicana sería de 4 millones de barriles por día hacia fines de la década y de 5 millones hacia el 2030, pese a la anticipada declinación de la producción en Catarell, el campo petrolífero más grande del país.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?