| 5/21/2009 12:00:00 AM

Brasil, Chile y otros protestan por protección a papeleras

WASHINGTON — Brasil, Chile, Canadá y la Unión Europea protestaron el jueves por una exención impositiva que no estaba dirigida inicialmente a las papeleras de Estados Unidos, y advirtieron al Congreso que eso podría derivar en sanciones comerciales.

Algunas papeleras norteamericanas en dificultades descubrieron en fecha reciente que podían solicitar créditos fiscales para promover el desarrollo de combustibles alternativos, pues durante la confección de papel usan un subproducto como combustible.

Los créditos impositivos nunca fueron pensados para las papeleras, pero ahora dichas exenciones podrían representar un subsidio no intencional de unos US$3.000 millones  al año, según cálculos del Congreso.

Embajadores de los tres países y el jefe de la delegación de la UE ante Estados Unidos desean que el Congreso ponga fin a esa exención impositiva. Esos representantes señalaron que las reducciones fiscales proporcionan incentivos a las compañías norteamericanas para producir pulpa de papel en exceso, y que eso causará una baja en los precios.

Los embajadores enviaron una carta a líderes del Congreso en la que señalan que la exención impositiva "representa un subsidio susceptible de demanda" ante la Organización Mundial de Comercio. Los tribunales de los países afectados también podrían intervenir en el litigio.

El presidente Barack Obama y el jefe de un importante comité en el Senado han dicho que antes de que concluya el año desean excluir a las papeleras de las exenciones fiscales. Pero los legisladores de los estados que producen papel se oponen a ello, por considerar que el crédito está proporcionando un alivio muy necesario a una industria en graves apuros debido a la recesión económica.

El Congreso federal amplió en el 2007 las exenciones impositivas para el desarrollo de combustibles alternativos, y ofreció a las firmas 50 centavos de dólar el galón (3,8 litros) para mezclar combustibles renovables con combustibles fósiles tradicionales.

Las papeleras producen una substancia líquida llamada "licor negro" como subproducto del proceso que transforma la madera en pulpa. Esa pulpa es secada para fabricar papel. El licor negro es usado posteriormente como combustible en las plantas de producción.

El año pasado, algunas papeleras norteamericanas advirtieron que podían obtener exenciones impositivas añadiendo pequeñas cantidades de combustibles diésel al licor negro.

"El crédito fiscal respalda la generación de energía limpia en un momento crucial en el que nuestro país busca incrementar su suministro actual de energía renovable ante el panorama económico más difícil en 70 años", dijo Scott Milburn, portavoz de la Asociación Estadounidense de Bosques y Papel.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?