| 10/5/2006 12:00:00 AM

Brasil: Autorizan a gigante minero a comprar empresa canadiense

Con esa autorización, a la brasileña Companhia Vale do Rio Doce SA (CVRD) sólo le resta recibir el permiso de Investment Canadá, la oficina reguladora canadiense, y así sellar el negocio por unos 17.000 millones de dólares.

Sao Pablo.- Las autoridades reguladores europeas dieron luz verde a la mayor empresa minera de Brasil para adquirir la segunda empresa de níquel del mundo, la canadiense Inco.

Las empresas multinacionales, con operaciones en varios países, generalmente necesitan de esas autorizaciones por varias oficinas reguladoras de los gobiernos.

CVRD, la empresa de minería de hierro más grande del mundo, dijo el pasado 25 de septiembre que la oficina canadiense se reservada el derecho de examinar la compra, en un proceso a lo largo de un mes, pero que el fallo podría emitirse en cualquier momento.

La empresa brasileña le dio a los accionistas de Inco un plazo hasta el 16 de octubre para vender sus acciones por unos 76,90% dólares estadounidenses.

Inicialmente, Inco planeaba una fusión con la productora de cobre Phelps Dodge Corp, con sede en Arizona. Pero esa empresa hizo una oferta menor a los accionistas, comparada con la presentada por CVRD.

En caso de concretarse la operación, CVRD se transformaría en el mayor productor de níquel --utilizado en la producción de acero-- y una de las tres empresas de minería más diversificadas del mundo, con operaciones en el sector del hierro, bauxita, aluminio y manganeso, entre otras.

Las acciones de CVRD repuntaron 3,5% o 76 centavos de dólar, a 22,50 dólares en la jornada vespertina de la bolsa en Nueva York. Las de Inco subieron 0,4%, o 29 centavos de dólar, a 76,01 dólares.

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?