| 10/10/2007 12:00:00 AM

Brasil: Advierten sobre alza impuestos si Congreso rechaza tasa

Los opositores han dicho que boicotearán las sesiones del Senado hasta que salga de su cargo el presidente de la Cámara Alta, Renan Calheiros, bajo sospechas de corrupción.

Brasilia.- El gobierno podría elevar algunos impuestos en caso que el Senado rechace extender el cobro de una tasa, sobre las operaciones financieras, que considera clave para el equilibrio de las cuentas del país, señaló el miércoles el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, tras conseguir la madrugada del miércoles la aprobación en la Cámara de Diputados de extender hasta el 2011 el cobro de la llamada Contribución Provisional sobre Movimientos Financieros (CPMF), encara ahora un debate más reñido en el Senado, donde ni tiene mayoría, pero además la oposición esta soliviantada debido a una crisis política interna.

Si el Senado no da su visto bueno a la prorrogación de la tasa, de 0,38% sobre operaciones como emisión de cheques, "probablemente hasta voy a tener que elevar otros tributos para compensar la CPMF", dijo Mantega citado en un despacho del servicio oficial de noticias Agencia Brasil. Dijo que entre los impuestos que podrían subirse está uno sobre las exportaciones, pero no dio detalles sobre qué tipo de ajuste aplicaría.

"O aprueba o no aprueba. Si no aprueba (el Senado la CPMF), ahí el plan B será hacer cortes en el PAC", o el Programa de Aceleración de Crecimiento, un vasto plan de inversiones oficiales anunciado a comienzos de año por Lula, en desembolsos hasta el 2010.

Y, agregó Mantega, con una negativa de los senadores también "vamos a tener que voltear de cabeza el presupuesto nacional del 2008...con perjuicios para todos" debido que se tendrán que hacer reducciones de gastos.

Lula ha dicho que el país no puede prescindir de la CPMF porque sin esa tasa el gobierno deberá cortar unos 40.000 millones de reales (o unos 22.000 millones de dólares) del presupuesto nacional, lo que reduciría dineros destinados a programas sociales, entre otros.

El tributo, a pesar de haber sido creado en 1993 como una tasa temporal en medio de la crisis económica de aquellos años y como un mecanismo de financiar el sistema público de salud, ha seguido en vigencia, con la aprobación sucesiva por parte del Congreso, ante los reclamos de los gobiernos sobre sus apretadas cuentas nacionales.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?