| 7/18/2010 7:00:00 AM

BP y el gobierno difieren en estrategia de control del pozo

BP y el gobierno federal ofrecieron puntos de vista significativamente opuestos el domingo sobre si el pozo tapado en el fondo del Golfo de México tendrá que ser reabierto.

Nueva Orleans — Criticada durante casi tres meses mientras hacía intento tras intento por detener la fuga, BP PLC logró tapar el jueves el pozo a casi kilómetro y medio (una milla) de profundidad, y desea mantenerlo así. Sin embargo, a la larga el gobierno desea enviar el petróleo entubado hasta la superficie, lo cual disminuiría la presión sobre el pozo pero requeriría volver a derramar petróleo al Golfo de México hasta por tres días.


"Ninguno de quienes participan en todas estas actividades... quiere ver más crudo brotando hacia el Golfo de México", dijo Doug Suttles, director de operaciones de British Petroleum. "En estos momentos no tenemos planeado reanudar el flujo del pozo".

Sin embargo, un funcionario gubernamental familiarizado con la supervisión del derrame le dijo a The Associated Press que cerca del pozo dañado fueron hallados una filtración y posibles rastros de metano. El funcionario habló el domingo a condición de guardar el anonimato porque aún no se ha hecho un anuncio sobre los próximos pasos a seguir.

El temor —ya que las lecturas de presión en la campana sobre el pozo no eran tan elevadas como se esperaba— es que haya una fuga en otra parte en el agujero del pozo, lo que significaría que podría tenerse que volver a abrir la tapa con el fin de impedir que el desastre ambiental empeore aún más y sea más difícil de corregir.

El funcionario, el cual no quiso aclarar qué es lo que se está filtrando cerca del pozo, también dijo que BP no está cumpliendo con la exigencia del gobierno de que haya mayor supervisión.

Mark Salt, portavoz de la compañía, no quiso hacer comentarios con relación a dicha afirmación, pero dijo que "continuaremos trabajando muy de cerca con todos los científicos del gobierno en torno a esto".

Thad Allen —almirante de la Guardia Costera retirado, nombrado por el gobierno para coordinar las acciones de control de la crisis— insistió el domingo en que "nada ha cambiado" desde el sábado, cuando dijo que a la larga el petróleo sería trasladado a través de un tubo hasta buques en la superficie. El gobierno está supervisando el trabajo de BP para detener la fuga, la cual se espera controlar completamente utilizando un pozo de alivio.

Allen decidió extender las pruebas a la campana, las cuales iban a concluir el domingo, dijo el funcionario que habló a condición de guardar el anonimato. Eso significa que el petróleo permanecerá en el pozo por ahora mientras los científicos continúan efectuando pruebas y monitoreando las lecturas de presión. El funcionario no dijo cuánto tiempo se llevaría eso.

Las autoridades en el Departamento de Seguridad Nacional refirieron las preguntas a un comunicado emitido por Allen. Ni él ni funcionarios de BP pudieron explicar la aparente contradicción en los planes.

La compañía está muy interesada en que la toma submarina en vivo no vuelva a mostrar millones de galones de petróleo saliendo del pozo roto, como ya fue difundido en la televisión durante semanas.

"Puedo captar por qué están presionando para mantener la campana colocada y cerrada hasta que el pozo de alivio esté terminado", dijo Daniel Keeney, presidente de una firma de relaciones públicas con sede en Dallas.

El gobierno desea eliminar cualquier posibilidad de que las cosas empeoren, mientras que BP no quiere perder el impulsó que ganó cuando por fin logró detener el derrame, señaló Keeney.

 

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?